Hospital estatal de Atascadero, California, E. U.

 

Hospital Estatal Atascadero, California
Hospital Estatal Atascadero, California

Julio 28, 2010

La Década de las lobotomías, la castración y las Instituciones

¿Dachau homosexual? Este nombre no tiene nada que ver con la Segunda Guerra Mundial. Más que cualquier otra institución mental en los Estados Unidos, Atascadero State Hospital fue una cámara de los horrores para los homosexuales. La etiqueta de “Dachau homosexual”, fue bien ganada por sus lobotomías forzosas, castraciones y tratamientos brutales practicados en esa instalación. Cientos de gays y lesbianas fueron enviados a la fuerza por sus familias para ser curados de la homosexualidad que, tan recientemente como en la década de 1970, fue considerada un trastorno sexual y psicológico.

La década de 1950 fue una época especialmente oscura para los homosexuales. Debido a la caza de brujas por el senador Joseph McCarthy, los estadounidenses comenzaron a aprobar leyes horribles y opresivas contra la homosexualidad. El comportamiento con personas del mismo sexo estaba ligado a la traición y el comunismo en ese período. Irónicamente, el senador McCarthy tenía muchos ayudantes homosexuales en el momento liderados por el abogado Roy Cohen. A medida que la caza de brujas se extendió por todo Estados Unidos, los homosexuales sin política alguna, fueron enviados a las peores instituciones imaginables.

Incluso aún en 1971, ser homosexual podría resultar en una sentencia de cadena perpetua. Veinte estados tenían leyes que establecían que el mero hecho de que fuera un homosexual era motivo de encarcelamiento. En California (de todos los lugares) y Pennsylvania, podría ser puesto fuera de la vida en un hospital psiquiátrico. En siete estados la castración se permitía como una manera de detener a homosexuales “desviados”.

Atascadero Hospital

En Atascadero State Hospital, a los médicos (yo uso el término vagamente) se les permitía bajo una oscura ley de California de llevar a los que practicaban la sodomía a este hospital. Una vez admitidos, a hombres y mujeres normales se les dictaba discapacidad mental a través de la tortura de la castración, las lobotomías, los tratamientos químicos forzados y los tratamientos experimentales. Los horrores experimentados por cientos son casi demasiado difíciles de comprender en Estados Unidos.

El más notorio fue el Dr. Walter J. Freeman quien perfeccionó la lobotomía con picahielo. Él introdujo un punzón a través de los ojos de un homosexual hasta el cerebro y realizó una lobotomía primitiva. Según los registros, trató a más de 4, 000 pacientes de esta manera alrededor de América y se estima que cerca del 30% y el 40% eran homosexuales. Creía profundamente que ésta era la única manera de curar la homosexualidad.

Un radioyente que llamó a un programa de entrevistas de radio NPR acerca de las lobotomías recordó a un primo que era homosexual. Ella dijo:

       “PAT (radioyente): Sí, soy Pat de Naples, Florida Sólo quería contarles acerca de una prima mía que, a finales de sus 30 años de edad y principios de sus 40 años, se vio obligada a una lobotomía por un tío suyo que tenía cierto control sobre sus finanzas. Ella se vio obligada a una lobotomía, porque dijeron que era homosexual. Y ella vivió después de esto en situaciones de refugio, como en una casa de huéspedes, pero nunca pudo tener un trabajo y desde luego no es tan lúcida como su invitado. Ella era excéntrica. No tenía la menor emoción, sólo mostraba la emoción como lo aprendió. Pero fue sólo porque era homosexual que le hicieron una lobotomía… Y ella me dijo cómo y por qué ella había tenido la lobotomía. Y en ese momento en su vida, ella estaba en sus 70 años y ella me dijo, ‘Oh, bueno, eso era lo correcto, porque me dijeron que era homosexual”.

La dificultad en documentar gran parte de esta historia es que la mayoría de los registros, la historia y los datos han sido destruidos. Las familias eran a menudo firmes en no dejar ningún rastro de la vergüenza abrumadora de tener un homosexual en la familia y a menudo borraban toda presencia de parentesco gay en la tierra. Muchas personas que fueron aterrorizadas murieron en las instituciones o fueron convertidas en personas con discapacidad mental para recordar.

     El trabajo que hacemos hoy por nuestra libertad debe honrarlos. Nunca tuvieron la oportunidad. Nosotros tenemos una oportunidad. No la perdamos.

 

 

Publicado en:     http://www.davidmixner.com


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s