La primera vez…que fui a un antro gay

 

Mi primer antro gay
Mi primer antro gay

La primera vez que fui a un antro gay, durante el camino pensaba que en cuanto yo entrara miles de hombres raros se abalanzarían sobre mi, que tal vez alguien horrible se me acercaría a querer tocarme los genitales, que un tipo con facha de depravado me mandaría un beso y me enseñaría su lengua obscenamente, pero desgraciadamente sólo imaginaba lo que nos hacen creer por los reportajes, o películas.

Aún recuerdo la adrenalina que descargaba camino a mi primer antro gay, pero todavía recuerdo mas aún el sudor frío que corría por mi espalda al hallarme frente a la puerta de entrada y oír la música que salía del interior, ¡fue horrible!

Madeon Live al Club Eve

Pero una vez estando dentro me di cuenta de que no era tan horrible como pensaba, que de hecho era padre estar ahí, y conforme pasaban las horas me iba acoplando al sitio. Aún me sacaba cañón de onda el ver a dos chavos besándose frente a mí, porque eso casi no lo ves por la calle, ni era común ver a dos hombres bailar juntos, pero minuto a minuto descubría lo divertido de ese lugar.

La sorpresa para mi fue que al entrar encontré a chavos igual que yo que tal vez con amigos o con su novio pasaban la velada alegremente, algunos muy guapos, otros no tanto, algunos afeminados y otros completamente masculinos. Alguno que otro mayor, recordando los viejos tiempos y en efecto, como lo imaginaba un par de depravadones tratando de conseguir con quien acostarse esa noche.

Me di cuenta que los intereses de cada uno estaban perfectamente bien definidos y que si querías sexo podías identificar con solo las miradas de quienes también buscaban lo mismo, y que si querías solo conocer a alguien especial también había quienes lo hacían, paseándose entre la multitud buscando a su príncipe azul.

Semanas después volví a salir de reven, ahora a otro sitio, confiado en que todo sería igual y que tal vez ahí encontraría a mi príncipe azul. Mi sorpresa va siendo que en ese antro había pura gente mayor, casi no había chavos, la música era horrible y todos me miraban como preguntándose: ¿qué hace este niño aquí?

Definitivamente la pasé muy mal, como todos sabemos la carne de un joven es muy bien cotizada, imagínenme ahí, 17 años, completamente inexperto en el asunto, asustado, etc… Varios me miraban desnudándome con sus miradas. Tan solo salí asustado, volteando para atrás cerciorándome de que nadie me siguiera y tomé el primer taxi que apareció y me fui a casa.

enhanced-buzz

Imagen: https://www.buzzfeed.com/

       Con el tiempo conocí varios antros y discos, algunas deplorables y otras que me encantaron y que hasta la fecha frecuento, lo importante es siempre buscar el sitio que te acomode y que te sientas como en casa, rodeado de la gente del estilo que te gusta tratar.

 

Publicado en     http://chavosychavos.org


One thought on “La primera vez…que fui a un antro gay

  1. Lo que siempre recuerdo de mi primera ida a una disco, es que era un fósforo de pié y bailando. No lograba separar mis brazos del cuerpo. Pero al rato,logré sentirme libre, nadie se preocupaba de mi y no me importaba nadie… fue lo mejor del mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s