Homoerotismo

 

Homoerotismo
Homoerotismo

Le Sommeil – Gustave Courbet

     El homoerotismo se refiere al amor y deseo entre personas del mismo sexo, especialmente manifestado en artes visuales y la literatura. El homoerotismo se define como una forma de expresión cultural no necesariamente relacionada a la identidad homosexual.

 

Contexto

El término homoerótico carga con el peso de clasificaciones modernas de amor y deseo que no existían necesariamente en otras épocas. Se define entonces como homoerotismo a cualquier manifestación cultural que expresa el amor sensual entre personas del mismo sexo. Esta manifestación es generalmente explícita, más no pornográfica.

Es difícil trazar una frontera inequívoca entre erotismo y pornografía, ya que siempre existirán diversas interpretaciones y criterios; sin embargo al hablar de homoerotismo nos basamos en la parte emocional asociada al erotismo, que busca despertar el deseo sexual y a la vez convierte una descripción explícita en algo romántico, muchas veces profundizando más en los sentimientos que en los detalles específicos del acto.

 

Ejemplos notables en las artes visuales

Arte homoerótico es el creado por y para la comunidad homosexual. Los temas de este tipo de arte van desde la sensualidad del desnudo hasta las relaciones psico-afectivas y eróticas entre personas del mismo sexo. Este género artístico tiene uno de sus fundamentos en las culturas ancestrales; dichas culturas dedicaron parte de sus expresiones artísticas al culto fálico, como promotor de la fecundidad, pero también como símbolo de la virilidad y de la transmisión de la fuerza entre los guerreros de un clan o tribu. Ha habido también otras manifestaciones de este tipo de arte, en las distintas sociedades a lo largo de la historia. El arte griego, entre otros, contiene referencias explícitas a este tipo de imaginería; en él los hombres, generalmente mayores, transmiten su sabiduría y su poderío físico a sus pupilos.

Homoerotismo

Se puede considerar asimismo el homoerotismo como una forma de reivindicación surgida a la par de los movimientos sociales que contribuyeron a dar visibilidad y relevancia a la expresión de nuevas formas de convivencia, originadas en los disturbios de Stonewall ocurridos en la madrugada del sábado 28 de junio de 1969, fecha considerada desde entonces clave en la lucha por los derechos de la comunidad lésbico, gay, bi y transexual, que se celebra con manifestaciones festivas y reivindicativas en muchas ciudades del mundo.

 

Homoerotismo masculino

Los ejemplos de homoerotismo masculino en las artes visuales se remontan a los comienzos de la historia: el arte cerámico de la antigua Grecia, los frescos y cálices de vino romanos (Copa Warren).

Múltiples ejemplos se dan en la pintura de todas las épocas: En el Renacimiento italiano, con pintores como Agnolo Bronzino o Caravaggio). Varias pinturas de personajes de la mitología clásicas en el siglo XIX como Jacinto, Ganimedes y Narciso pueden interpretarse como homoeróticas. Destaca el trabajo de artistas de fines del siglo XIX (como Thomas Eakins, Eugène Jansson, Henry Scott Tuke y Magnus Enckell).

Photograph-study-for-the-wrestlers - Thomas Eakins

Thomas Eakins

       Los dibujos de Jean Cocteau (Francia, 1889-1963), acompañados por los poemas del artista, nos pueden dar una clara idea de lo que este tipo de expresión amorosa entre iguales, puede significar en su representación artística.

Algunos artistas del siglo XX y XXI han dedicado gran parte de su creación, si no toda ella, al homoerotismo. Entre otros pueden destacarse: Paul Cadmus, Gilbert & George, Nahum B. Zenil, Raphael Perez, Peter Colstee, Egon Posselt, Bas Meerman, Cornelius McCarthy, Sebastian Moreno, Nebojsa Zdravkovic, entre otros. Dentro del campo de las artes gráficas y el cómic también hay ejemplos representativos como los dibujos de Tom de Finlandia.

En fotografía, las imágenes del barón Wilhelm Von Gloeden (1856-1931) son un claro referente de lo que la admiración del cuerpo masculino puede despertar en un hombre que, con su carácter romántico, convierte a los jóvenes de Sicilia en un referente grecolatino del homoerotismo ancestral. Posteriormente, James Bidgood y Arthur Tress, en la década de 1960, alejaron la fotografía de lo documental para acercarla al surrealismo. Alvin Baltrop, David Hockney, Will McBride, Robert Mapplethorpe, Pierre et Gilles, Bernard Faucon, Anthony Goicolea, Jack Pierson o Anthony Gayton, desde muy diferentes presupuestos estéticos, también han cultivado el género. Mapplethorpe y McBride fueron los artistas que rompieron las barreras de la censura en las grandes galerías de arte y comenzaron a divulgar su arte de manera normalizada.

Mapplethorpe

Mapplethorpe

 

Homoerotismo femenino

Como ejemplo podemos citar a “Dos Desnudas en un Bosque” de Frida Kahlo1 , “Las novias” de Gustav Klimt, “Las durmientes” de Gustave Courbet, “Las bañistas” y sobre todo “El secreto” de Adolphe William Bouguereau, entre otros.

Ejemplos femeninos son también notables históricamente en las artes narrativas: las letras arcaicas de Safo; Los Cantos de Bilitis (de Pierre Louÿs); novelas de Christa Winsloe, Colette, Radclyffe Hall, y Jane Rule. Dentro del plano latinoamericano, encontramos a Cristina Peri Rossi y a Susana Guzner. Más recientemente, el homoeroticismo lésbico floreció en la fotografía y escritos de autoras como Pat Califia y Jeanette Winterson. Artistas lesbianas en el arte homoerótico han sido menos prominentes culturalmente, contrariamente a aquellas que creaban con tendencia al eroticismo lésbico y que no provenían de una audiencia gay, por lo que su obra no era directamente promocionada para la cultura lésbica. Esto se puede apreciar en la novela de 1872 Carmilla, y también en el cine en películas tan populares como Emmanuelle, Showgirls, y la mayoría que se encuentra en pornografía. En Oriente, especialmente en Japón, el lesbianismo es el tema central en el subgénero yuri y shōjo-ai. En muchos textos de habla inglesa, las lesbianas han sido representadas con absoluta intensidad sexual pero también como peligrosas (los personajes son en su mayoría, vampiresas) y la heterosexualidad como reafirmación de la identidad sexual al final de la historia. Esto demuestra la diferencia entre el homoeroticismo como producto de una cultura masiva y el arte homosexual producto de hombres y mujeres gay.

 Canciones de Bilitis

En el cine

Los ejemplos más notables son aquellos en los que los sentimientos homoeróticos de relaciones de pareja son retratados positivamente, escritos por autores con orientación homosexual. Pueden citarse exitosos ejemplos en películas de temática gay, como: Mädchen in Uniform, (Alemania, 1931); The Leather Boys, (Reino Unido, 1964); The Naked Civil Servant, (Reino Unido, 1975); My Beautiful Laundrette, (Reino Unido, 1985); Maurice, (Reino Unido, 1985); Summer Vacation, (Japón, 1999); y el más reciente Brokeback Mountain, (EUA, 2005).

También hay destacados ejemplos en películas rodadas en español como: Plata quemada (Argentina, Francia, España y Uruguay, 2000); La ley del deseo, (España, 1987); Fresa y chocolate, (Cuba, España y México, 1994); La virgen de los sicarios, (Colombia y Francia, 2000), Cachorro, (España, 2004) y Contracorriente, (Colombia y Perú, 2010).

La ley del deseo

Pero también existen ejemplos de homoerótismo en películas no específicamente gays como: la famosa escena de las ostras y los caracoles en la película Espartaco (1960), la escena de la ducha en El expreso de medianoche (1978), en Calígula (1979) o en Cruising (A la caza) (1980).

 

Literatura homoerótica

La literatura homoerótica abarca un campo bastante amplio: El término generalmente se asocia con la literatura gay y agrupa tanto a clásicos literarios e históricos (Satiricón de Petronio, o la poesía de Virginia Woolf), como a autores más modernos (Boris Izaguirre, Manuel Puig, José Donoso, por mencionar algunos).

Satiricón

Sin embargo, dentro de esta amplia definición también se encuentran novelas de autores no necesariamente homosexuales, que tratan el romance en una serie de situaciones y escenarios que van desde lo paranormal o tecnológico hasta lo realista y cotidiano.

Se pueden mencionar también varias autoras americanas de romance homoerótico, muchas de los cuales fueron escritoras de romance erótico heterosexual antes de incursionar en este género del cual son ahora destacadas exponentes.

 

Fuente:     http://es.wikipedia.org

http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/deed.es


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s