Fetichismo de pies

 

Feet

El fetichismo de pies es un pronunciado interés fetichista en los pies humanos. Esta parafilia también es llamada podofilia. Es uno de los fetichismos más comunes en los varones. El fetichismo del pie en mujeres es un comportamiento sexual apenas estudiado.

Conviene aclarar que si bien usualmente se utiliza el término fetichismo para referirse a esta parafilia, muchos autores prefieren emplear el más apropiado de parcialismo. Esto es así porque la palabra fetichismo hace referencia a fijaciones sobre objetos y/o materiales (como el fetiche por el calzado o el fetiche por el cuero), es decir, sobre cosas no vivas. En cambio, cuando la fijación erótica se proyecta sobre partes del cuerpo humano se trata de parcialismo, ya que el placer sexual se obtiene por la reducción de todo el cuerpo a una de sus partes (a diferencia de lo que ocurre con el fetichismo, donde el placer se obtiene fuera del cuerpo). De acuerdo con esta definición entonces, fetichismo y parcialismo son dos clases diferentes de parafilia y deben recibir un tratamiento diferenciado por parte de la psicología y la sexología.

 

Vista fetichista del pie

Un fetichista del pie se puede excitar sexualmente al ver, tocar, acariciar, chupar, oler, cosquillear, lamer o besar los pies de otra persona. Existen también fetichistas que disfrutan castigando los pies de otras personas, pero éstos representan más que todo una variante de BDSM sin relación con el fetichismo de pies convencional.

La respuesta del fetichista es la misma o muy similar a la respuesta de excitación sexual frente a los genitales u otros rasgos específicos de cada sexo como los senos femeninos. Además, algunos fetichistas de pies disfrutan practicando con sus parejas diversas técnicas como el footjob, que consiste en un masaje erótico practicado con los pies.

Aunque el fetichismo de pies no debe ser confundido con el fetiche por el calzado, existe una relación íntima entre ambos, ya que gran parte de los fetichistas de pies perciben de manera erótica el calzado abierto femenino o masculino. De la misma manera que la indumentaria y la lencería erótica (tangas, cola-less, bragas, micro-bikinis, escotes, minifaldas, etc.) resaltan los atributos del cuerpo de la mujer convencionalmente aceptados por la sociedad como sexuales, para un fetichista de pies el uso por parte de una mujer con bellos pies de calzado abierto (sandalias, peeptoes, ojotas, etc.) así como otros elementos (esmalte en los dedos del pie, anillos podales, tatuajes, collares en los tobillos, etc.) resultan muy estimulantes desde el punto de vista erótico. Muchos fetichistas de pies prefieren ver a una mujer caminando descalza en la calle, lugares públicos, etc. y sobre distintas superficies y texturas. A esta variante se le denomina Aretifismo.

 

Explicaciones propuestas para el fetichismo del pie

Feet

Una hipótesis freudiana es que, en muchas culturas, la experiencia del infante con su madre puede involucrar adoración por su pie. Si esto deja una huella en la conducta sexual durante este período puede llegar a transformar el pie en el primer objeto de excitación sexual. Sin ser consciente de las diferencias sexuales de hombres y mujeres, y la primera parte del cuerpo al que mira a partir de ahora es el objeto por el cual empezará a desarrollar fetichismo. En el ejemplo del fetichismo del pie, Freud teorizó que el chico miraba introvertidamente a la gente y lo primero que se encuentra es el pie. El cerebro de algún modo atribuye al pie propiedades sexuales una vez que lo dicho en el ejemplo ha ocurrido. Freud consideraba el acto de vendar los pies en China como un acto de fetichismo.

Una explicación del neurólogo Profesor Vilayanur S. Ramachandran enfatiza el hecho de que el pie y los genitales ocupan áreas contiguas en él córtex somático-sensorial, posiblemente habiendo enlaces entre los dos. Otra teoría defiende que la forma del pie es visualmente similar a las curvas encontradas en el cuerpo humano, particularmente a las caderas femeninas (de nuevo explicando la tendencia de que los fetichistas de pie sean principalmente varones). También se postula que visualmente, los genitales y el pie ocupan el mismo espacio dentro del campo visual del sexo que uno ve de una persona, cuando las piernas son alzadas para el sexo, y que algunos hombres están cerebralmente influenciados por esa impronta de los ancestros a encontrar esa parte del cuerpo erótica. Se ha propuesto también que tras el fetichismo del pie podría subyacer la idea de que estos están normalmente escondidos, al igual que los genitales masculinos o a los senos femeninos. La exposición de los pies podría hipotéticamente producir un sentimiento de placer (del mismo modo que podrían hacerlo los senos).

 

En el erotismo y la pornografía

Feet

El fetichismo de pies hace presencia en el catálogo de las productoras de material erótico y pornográfico, destinado principalmente a varones heterosexuales. Debido a esto, prácticamente no existen producciones de fetichismo de pies para mujeres. Si bien hay sitios que combinan lesbianismo con fetiche de pies, como Hot Legs and Feet, se trata de material destinado al público masculino. Lo que sí existen son sitios de fetichismo de pies protagonizados por transexuales, y que también están dirigidos al público masculino, como Mallory´s Feet. También existen páginas destinadas al público gay con imágenes de pies masculinos para hombres como My Friends Feet.

Hay páginas web que muestran mujeres descalzas en sitios como la calle, en superficies incómodas como cuando el suelo quema, pies pisando aceleradores o frenos de coche, pies pisando globos o coches de juguete, pies metidos en comida o barro, tortura del pie femenino (por ejemplo castigando las plantas de los pies con azotes, cera caliente, quemadas con cigarrillos, y los pies siendo atados mientras les hacen cosquillas.

El “foot fetish” no debe de ser considerado como un género pornográfico, sino como un gusto bastante peculiar por parte de estos “fetichistas” los cuales encuentran divertido o interesante el adorar o simplemente hacer cosquillas en los pies. Sin embargo, existe en Internet una amplia oferta de portales que ofrecen contenido exclusivamente de pies femeninos, y cuyo tenor es muy variado.

 

Publicado en:     http://es.wikipedia.org

___________________________

 

“Yo no soy tu maricón patético”

 

Este post puede llegar a ser impopular, pero que así sea. Es en respuesta al incremento que he notado últimamente del tono excesivamente abusivo en cuanto al porno fetichismo de pies y adoración de pies.

Lo entiendo. Lamer los pies de un hombre y chupar sus dedos es un acto de sumisión. Analiza cualquier tipo de acto sexual, gay o heterosexual, y hay casi siempre un papel dominante y otro de sumisión. También entiendo el juego de roles. Es caliente. Fingiendo ser alguien, o estar en una posición imaginada de sumisión puede ser increíblemente excitante.

Joder, me encanta atar a los chicos, hacerles cosquillas y hacerlos suplicar por misericordia y también el mismo hecho me encanta que me lo hagan. Me encanta la interacción verbal durante ese acto, es muy divertido.

Lo que realmente deseo es que el fetiche de pies relacionado con la dominación no tenga que ir de la mano con el abuso. Creo que es posible que un hombre juegue un rol dominante sin tener que recurrir a degradar a su pareja, llamándole “inútil” y “maricón patético”.

Si quieren ver algo patético sólo necesitan encontrar el espejo más cercano. Creo que es posible que un hombre sea dominante sin llegar a ser insultante. Puede incluso ser severo sin recurrir a insultos. Esta es la opinión de un hombre.

Supongo que debo preguntarme por qué alguien necesita escuchar esto, y de donde proviene. El mundo está cambiando, nos estamos volviendo más aceptados cada día por quienes somos, y aún algunos de nosotros todavía tienen que escuchar las palabras llenas de odio que escuchamos primero de familiares que no nos aceptaban o de chicos en el patio de recreo.

Tal vez sea porque tener un fetiche es algo difícil de manejar. No sólo nos sentimos atraídos por los hombres, sino que tenemos esta otra cosa que nos distingue de otros gays y nos hace sentir aún más extraños. Tal vez algunos de nosotros tenemos la necesidad de ser castigados para disfrutar al máximo.

Supongo que como un miembro prominente de la comunidad de pie/cosquillas, tengo un sentido de obligación de explicar a la gente joven que no tiene que ser de esta manera. No tienes que sentirte mal sobre lo que quieres y no tienes que conformarte con alguien que te trata como suciedad para conseguirlo. Incluso si te consideras nada más que un sumiso de los pies o mamador de penes, mereces mejor trato.

Todo lo que sé es que no importa lo sensual que sea un hombre, lo increíble de sus pies o lo bueno que sea en la cama. En el instante en que me llame “patético maricón”, él se llevará un educado “gracias” de mi parte al mismo tiempo de dirigirme a la puerta de salida.

Feet

Publicado en:     http://achillesheelart.tumblr.com


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s