Projecte Coratge – Barcelona, Cataluña

Projecte Coratge
Projecte Coratge

El Proyecto Coratge se define como un observatorio para el respeto de la orientación afectivo-sexual humana.

 

Misión

Intentar ayudar a crear una convivencia cívica y de respeto a la sociedad hacia las diferentes opciones sexuales a la vez de poner sobre aviso y denunciar malas prácticas para qué no se lleven a cabo.

 

Información sobre la Asociación

Observatorio para la difusión, estudio y denuncia de las malas prácticas de reconducción sexual o reasignación sexual por medios nada lícitos en ninguno de los ámbitos médicos ni tampoco los religiosos o sociales, llevando a la persona a un estado totalmente ajeno a su verdadera y original sexualidad. Asesoramos a aquel a quien le han sido empleadas terapias de afirmación con engaños, fábulas, coacciones, miedos, etc.

 

Descripción

La orientación sexual de una persona no es un tema de libre elección. La orientación es el fruto de una combinación altamente compleja de factores innatos y adquiridos. Estos incluyen hormonas, genética, el ambiente en el que nos desarrollamos y muchos otros. Cualquier estudio serio sobre el desarrollo sexual humano confirmará que una persona sencillamente no elige que su orientación sea heterosexual, homosexual o alguna otra.

 

Información general

Línea de trabajo: Difusión.

Línea de trabajo: Realización documentación.

Línea de trabajo: Investigación.

Línea de trabajo: Prevención.

Línea de trabajo: Asesoramiento y liberación.

Línea de trabajo: Estudios y recursos.

Línea de trabajo: Hacer red.

 

Tenemos:

Experiencia

El testimonio personal

Profesionales de la Salud

Profesionales Asuntos legales

Profesionales de Espiritualidad

Docentes

Infraestructura, web, a / e., local…

Red en otros ámbitos y países.

Administraciones públicas y jurídicas.

Projecte Coratge es un Servicio de la Coordinadora de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Cataluña y está enlazado con organizaciones internacionales en defensa de la libre orientación afectivo-sexual.

Aviso Legal

En cumplimiento de lo dispuesto la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de Diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, la COORDINADORA GAI-LESBIANA le informa que sus datos personales que han sido recogidas, son tratados estricta y únicamente para COORDINADORA GAI-LESBIANA. La información que contiene este correo electrónico y, en su caso, los ficheros adjuntos, pasarán a ser recogidos en un fichero propiedad de COORDINADORA GAI-LESBIANA con la finalidad de realizar comunicaciones comerciales que pudieran ser de su interés y sobre la base de la nuestra actividad profesional. Puede ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición solicitando por escrito a COORDINADORA GAI-LESBIANA.

Contacto:

Calle Reina Violante de Hungría, 156 bajos

08014 Barcelona – Cataluña

Teléfono: +34 900 60 16 01

Correo electrónico:      assessoria_coratge@cogailes.org

Página web:     http://www.cogailes.org

Publicado en:     http://ca-es.facebook.com/ProjecteCoratge/info

Propietario de la página:     Ángel Llorent Parés

_______________________________________________________

 

“Perdí más de 20 años de mi vida dentro del armario”

Por LARA BONILLA

Ángel Llorent es gay pero durante más de dos décadas lo vivió a escondidas e incluso se sometió a una terapia de reorientación de la sexualidad. Para evitar más casos como el suyo, hoy coordina el Proyecto Coraje de la Coordinadora de Lesbianas, Gays y Transexuales de Cataluña

Ángel Llorent

Ángel Llorent coordina el Proyecto Coraje de la CLGT

 “A los 11 años ya sabía que me gustaban los chicos. En la escuela sufrí vejaciones por ello: insultos, burlas… Es lo que ahora se conoce como bullying pero entonces no tenía nombre y lo viví solo. Lo vivía como algo inevitable. Me decía: «El raro soy yo y por eso se meten conmigo». Y esto, desgraciadamente, todavía hoy pasa en las escuelas. Yo negaba mi sexualidad y decía que tenía novia, para disimular. Vivía dos vidas paralelas. Una era interior, que era la que yo realmente sentía y quería, y, después, la que los demás pedían de mí. Estaba pendiente de los gestos, que no se me notaran… Pensaba: «He mirado demasiado tiempo un chico, a ver si alguien se ha dado cuenta ». Era una paranoia. ¡Ahora se ven jóvenes en la calle de la mano pero esto en los años 80 era impensable!”

“A los 14 años terminé los estudios y hasta los 17 me estuve en casa, sin hacer nada, ayudando a la madre. Me hacía todo. Sentía que no tenía un lugar en la sociedad. Mis padres no sabían nada. Años después, mi madre me confesó que intuía que pasaba algo y le pregunté: “¿Por qué no me dijiste nada?» Pero los padres son de la posguerra y de sexo, en casa, no se hablaba, era tabú”.

 

 Sexo y espiritualidad

“Después de un intento de suicidio me replanteé la vida, aunque todavía no salía del armario. Esto aún tardó. Me acerqué a la iglesia evangélica. Buscaba un refugio y lo encontré aquí. También encontré un sentido a la vida y durante 20 años participé activamente. Hice de misionero e incluso entré en el seminario. Tenía y tengo vocación de servicio. Trabajé en un hospital y estudié teología. Durante más de una década me sometieron a terapia de reconducción para curar la homosexualidad porque el mensaje que recibía era que padecía una enfermedad y un desorden psicológico y me tenía que curar. Pero aquello no funcionaba por mucho que yo me quisiera engañar. Tuve alguna novia e incluso estuve a punto de casarme pero no llegamos a nada”.

“Me estaba negando a mí mismo y vivía constantemente angustiado y estresado. Vivía un celibato autoimpuesto. Odiar a ti mismo y a los que son como tú. Yo también hablé en contra de la homosexualidad y también dije que se podía curar, sabiendo que no era cierto, pero era el discurso oficial. Rechacé mi vida sexual para dedicarme a lo espiritual. Ahora sé que no es incompatible. Y a los 38 años, llegó un momento en que dije basta. Se encendió un interruptor: me di cuenta de que ya no podía vivir más así. Ya se me había gastado la vida. Y di el paso de salir del armario”.

“Ya era hora!”, me dijo mi madre, la primera persona a quien se lo dije. La segunda, mi hermana pequeña. «Ahora, verdaderamente, se te ve feliz », dijo. Por fin era yo. La familia me apoyó. Quien me importaba, ya lo sabía. Pero la iglesia, después de tantos años trabajando en ella, me cerró las puertas. Y me pregunté de qué me habían servido todos aquellos años. Ahora he encontrado mi lugar en una iglesia protestante más liberal -donde incluso fui diácono- y he podido realizarme en todos los sentidos. Cuando dejé la iglesia perdí los amigos de los últimos veinte años y tuve que empezar de nuevo. Tal vez fueron 20 años perdidos. Pero tienes que sacar la parte positiva y ahora dedico mis energías al Proyecto Coraje, un observatorio por el respeto a la orientación afectivo-sexual en la Coordinadora de Lesbianas, Gays y Transexuales de Cataluña, para evitar que otras personas tengan que pasar por situaciones parecidas. Ahora me encuentro plenamente realizado. He reanudado la vida que yo deseaba y he aprendido que lo importante es quererse a uno mismo como eres y no como los demás quieren que seas. Y un día, cuando llegue, quiero formar una familia”.

 

Publicado en:      http://www.ara.cat/premium/


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s