El estigma hacia homosexuales y HSH en el contexto del VIH/SIDA

HSH

México, Junio 2005

En el marco de la epidemia del VIH/SIDA, se habla de “estigma” cuando existe una percepción negativa hacia una persona por características tangibles o intangibles que le son atribuidas por otro. Por lo general, estos atributos son utilizados para apartar del orden social a las personas con esas características, lo que implica una discriminación.

La estigmatización es un proceso y las características a las que se fija un estigma pueden ser tan arbitrarias como, por ejemplo: el color de la piel, la forma de hablar, la preferencia social o cierta forma de vestir. Dentro de una cultura o un ambiente particular, ciertos atributos son considerados por otras personas y grupos como deshonrosos o indignos, por lo tanto, la estigmatización se refiere a un proceso de subvaloración, más que a la simple descripción de un rasgo o una serie de características.

La estigmatización de un grupo varía en grado y fuerza dependiendo de la cultura y los juicios morales locales, y la discriminación que se ejerce hacia las personas estigmatizadas se refiere a “la acción o el trato basado en un estigma y que va dirigido al estigmatizado”.

La discriminación es resultado del estigma, pero a diferencia de éste no se limita a la infravaloración del otro, sino que se traduce en el trato injusto y desleal que sufre una persona por tener ciertas características.

El estigma y la discriminación violan los derechos humanos fundamentales y pueden estar presentes en diferentes niveles, como el político, económico, social, psicológico e institucional.

En términos generales, la discriminación denota cualquier forma de distinción, exclusión o restricción que afecta a una persona por razón de una característica personal inherente, con independencia de que exista o no justificación para tales medidas.

Por lo tanto, la discriminación es una conducta o comportamiento de rechazo que se asume frente a una persona debido a que no sigue los patrones supuestamente normales de comportamiento, o porque no cumple los estereotipos socialmente aceptados o pertenece a una etnia, cultura o grupo social en particular.

Quienes discriminan no tienen en cuenta los méritos o capacidades individuales de los discriminados; por ejemplo los hombres que tienen sexo con hombres rompen con los patrones considerados por la mayoría como “normales” y se convierten en objeto de discriminación y exclusión social.

HSH

Llevar una vida libre de discriminación es un derecho humano básico indispensable para asegurar el desarrollo, el bienestar y la dignidad de las personas.

Por esta razón, la discriminación está prohibida por las disposiciones en materia de derechos humanos codificadas en diversas constituciones y legislaciones nacionales, y por una amplia gama de instrumentos internacionales en vigor. Algunos ejemplos son: La Declaración Universal de Derechos Humanos, los convenios internacionales sobre derechos civiles y políticos y sobre derechos económicos, sociales y culturales; la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención sobre los Derechos del Niño. Asimismo, existen instrumentos regionales como la Convención Americana sobre Derechos Humanos que prohíben la discriminación. Por último, algunos convenios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo instan a adoptar medidas contra la discriminación en el mundo laboral.

En México, el artículo primero de la Constitución, en su párrafo tercero, establece que: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las capacidades diferentes, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

Sin embargo, este ordenamiento legal no representa en sí mismo una garantía para que se respete este derecho en la población homosexual, la cual sigue experimentando una fuerte discriminación que se manifiesta de distintas formas, desde agresiones verbales sutiles o expresiones despectivas sobre su condición, pasando por la exclusión social de diferentes actividades o centros laborales, educativos, sociales y deportivos, entre otros, hasta la violencia física que incluso ha llegado al asesinato.

A pesar de que las relaciones sexuales entre hombres existen prácticamente en todas las sociedades, éstas siguen siendo estigmatizadas por la sociedad y su visibilidad pública varía considerablemente de un país a otro. En muchos países no se dispone de datos sobre la prevalencia de las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo por la falta de investigaciones adecuadas.

Esto ocurre, con frecuencia, como resultado de la negación misma de este fenómeno. En la mayor parte de los países, la información epidemiológica sobre este grupo social es escasa e inadecuada y la extensión probable de las relaciones sexuales entre hombres se subestima, por lo que se calcula que podría haber un subregistro de entre 30% y 90%.

Como se dijo antes, la aparición del VIH/SIDA generó mayor estigmatización y discriminación hacia los homosexuales y HSH.  Actualmente se sabe que entre 5% y 10% de todos los casos de VIH a nivel mundial tienen su origen en la transmisión sexual entre hombres.  En América Latina, la transmisión homo y bisexual representa cerca de 48% de los casos de SIDA, comparada con 25% de transmisión heterosexual; y los estudios de seroprevalencia sugieren que la infección entre esta población continúa siendo la característica estadística más importante de la epidemia.

En el caso de México, el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA (CENSIDA) estima que actualmente 182,000 personas viven con el VIH (año 2005), de las cuales 66% corresponde a HSH. Este dato conduce a pensar que para plantear estrategias efectivas de tratamiento y prevención del VIH/SIDA se requiere el reconocimiento y definición de la población HSH y un entendimiento del contexto cultural que incluya la discriminación o estigmatización hacia este grupo.

La frase “hombres que tienen sexo con hombres” fue acuñada por investigadores ingleses que sintieron la necesidad de contar con un término globalizante, ya que la forma en que tradicionalmente se describía a los hombres que sostenían relaciones sexuales con otros hombres era “homo o bisexual” u “hombres gay  y bisexuales”. Sin embargo, muchas personas criticaron estos apelativos porque, por un lado, suponían que los hombres bisexuales se identificaron como tales, así como los hombres gay y, por otro lado, la gran diversidad de hombres que tienen relaciones sexuales o afectivas con otros hombres —como los transgénero, los hombres casados o los jóvenes— no parecían estar incluidos en el término “hombres homo y bisexuales”.

HSH

Sin embargo, muchos militantes gays cuestionan la categoría HSH ya que consideran que esta heteronimia —es decir, los distintos modos de nombrar conductas similares—, es una forma de dominación.

Distintos estudios epidemiológicos y sociales, realizados en América Latina y en otras regiones, muestran que no todas las personas que tienen deseos y prácticas sexuales con personas de su mismo sexo se consideran a sí mismas homosexuales, gays, o bisexuales. Esta disociación entre las prácticas y las identidades sexuales contribuye a crear lo que se ha dado en llamar “protecciones imaginarias”, expresión que hace referencia al hecho de que muchas personas se sienten poco o nada vulnerables frente al VIH porque no se consideran parte de un grupo de riesgo. En este marco, el término HSH busca definir una categoría de personas basándose sólo en su comportamiento sexual y no en la identidad cultural que asuman social o individualmente.

En cuanto a la eliminación de la discriminación en los lugares donde se observa un rechazo a aceptar que las relaciones sexuales entre hombres existen y donde además esa cuestión está estrechamente relacionada con la prevención de la infección de VIH/SIDA, es importante hacer un esfuerzo de promoción para resolver esta dificultad.

El estigma y la discriminación contra los HSH son los mayores obstáculos para la prevención del VIH/ SIDA, además de los muchos efectos nocivos que tiene la discriminación. En particular, la discriminación tiene grandes consecuencias psicológicas, lo que puede arrastrar a quienes la sufren a sentimientos de vergüenza, depresión, abandono, inutilidad y culpa. Esto, a su vez, debilita su fortaleza, aumenta su vulnerabilidad, las aísla y las priva de atención y apoyo. Por todo esto, poner fin a la discriminación es de suma importancia para la lucha contra el SIDA.

Al igual que todas las demás personas, los HSH tienen derechos que deben ser respetados, y entre ellos están: el derecho a tener información sobre los comportamientos de riesgo y sobre cómo protegerse durante una relación sexual, el derecho a acceder a servicios relacionados con la prevención y asistencia en materia de VIH y el derecho a la no discriminación por su orientación sexual. Cuando esos derechos no se respetan, los HSH tienen menos control sobre sus riesgos de comportamiento y, por tanto, son más vulnerables al VIH.

HSH

Conclusiones

La población homosexual en México sigue viviendo rechazo por parte de la sociedad, mismo que se manifiesta en diferentes ámbitos como la familia, las instituciones educativas, el trabajo, los servicios de salud y otros servicios públicos.

Los resultados de este estudio coinciden con lo encontrado por la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México, en la que poco menos de la mitad de la población estudiada refirió que había sido discriminada en el último año. Un hallazgo interesante de la presente investigación es que la mayoría de aquéllos que han sido discriminados enfrentan solos esta situación, sin solicitar apoyo de otras instancias, como asumiendo que no se puede hacer nada frente al rechazo que experimentan por parte de la sociedad.

La sociedad mexicana continúa inmersa en una estructura patriarcal, por lo que la presencia de un miembro homosexual en la familia genera que desde este espacio se presente un rechazo contra ellos, lo que se perpetúa a lo largo de su vida en otros ámbitos sociales como son la escuela, el trabajo o los servicios de salud.

En lo que se refiere a los servicios de salud, fue interesante encontrar que dos de cada 10 encuestados reportaron haber sido discriminados en este tipo de servicios, a pesar de que se esperaría que la atención ahí fuera libre de cualquier prejuicio.

Una situación digna de atención es que un cuarto de la muestra dijo retrasar sus visitas al médico por temor a ser excluido, lo que los sitúa en una posición de mayor riesgo en materia de salud. Este miedo también se ve reflejado en el alto porcentaje de personas que contestaron que consideran necesario ocultar su orientación sexual en los servicios de salud, así como el temor de que su orientación sexual quede registrada en el expediente médico. Las instituciones de seguridad social fueron las que se mencionaron en mayor proporción como principales discriminadoras, a diferencia de los servicios médicos privados. Tal vez por ello, 44% de los encuestados prefieren acudir a los servicios de salud privados que a alguna institución pública.

Los resultados anteriores hacen reflexionar sobre la necesidad de desarrollar campañas en el sector salud contra la homofobia, ya que ésta representa el principal obstáculo para efectuar campañas exitosas de prevención y control del VIH/SIDA.

Artículo completo publicado en:    http://www.censida.salud.gob.mx


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s