No recuerdo el amor sino el deseo

No recuerdo el amor sino el deseo
No recuerdo el amor sino el deseo

Poesía de juventud. Escarceo sexual en versos reveladores de un veinteañero rudo y cursi. Desesperado, en sus “Lecciones del deseo” (la primera de tres partes en las que el libro se divide) lo invaden en sueños el recuerdo de una boca, un sexo y un cuerpo, la desesperación de alcanzar la cercanía de unos besos ardientes, tan salados como el mar, el ansia de vivir el encuentro fortuito.

En la segunda parte “No recuerdo el amor sino el deseo”, su entrega es definitiva y total: moriría con el amor dentro de sí, antropófago, carnívoro como un león de Nemea sobre almohadas con plumas de quetzal y pavos reales y blancas sábanas de algodón tejido.

En su último trayecto, “De la putrefacción a la ilusión”, el acto es ya conocido, pero ahora el amor comienza a pudrirse, como todo con el tiempo y un poco de mala suerte.

TELLEZ-PON, SERGIO. No recuerdo el amor sino el deseo. Quimera, México, 2008, 77 pp.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s