¡MASHAD NO SE OLVIDA!

 

Linchamiento anti-gay en Irán

 

Grupos estadounidenses de derechos homosexuales están ignorando la persecución sistemática en la República Islámica

ENERO 4, 2006

 

POR Doug Ireland

La República Islámica de Irán, bajo el nuevo gobierno del presidente Mahmoud Ahmadinejad, está llevando a cabo un gran pogromo (linchamiento) anti-homosexual contra los gays y la orientación sexual homosexual. Esta campaña incluye el atraparlos por Internet, el chantaje para obligar a los homosexuales detenidos a informar sobre otros, la tortura y las ejecuciones de las personas declaradas culpables de participar en “actos homosexuales”.

Los actos homosexuales se han considerado un crimen capital en Irán desde la revolución de 1979 que llevó al Ayatola Jomeini al poder. Los iraníes declarados culpables de amor gay se les da una opción en cuatro estilos de  muerte: la horca, apedreado, partido  a la mitad por una espada o arrojado de una alta percha. De acuerdo con el artículo 152 de la ley penal de Irán, si dos hombres, que no están relacionadas por la sangre, se encuentran desnudos bajo una manta sin una buena razón, ambos serán castigados a discreción de un juez.

Iran: ahorcamiento de gays
Iran: ahorcamiento de gays

La represión a los homosexuales de Irán provocó protestas en todo el mundo (excepto en los Estados Unidos) después de la horca por “actos homosexuales” de dos adolescentes-uno de 18, y el otro cree que es 16 o 17 años el 19 de julio en la ciudad de Mashad. Los cargos contra los dos adolescentes incluyeron la presunta violación de otro joven. Sin embargo, tres fuentes independientes gay dentro de Mashad, dijo Afdhere Jama, editor de Huriyah (una revista de Internet para los musulmanes gay), que los adolescentes eran muy conocidos en la comunidad underground gay de la ciudad como amantes que vivieron juntos, y que la acusación de violación fue fabricada. Los editores de una revista en lengua persa en Irán (que pidieron el anonimato por temor) también confirman que sus fuentes propias de Mashad, dijeron que la acusación de violación se inventó-un punto de vista generalmente aceptado. En cualquier caso, los ahorcamientos eran ilegales según el derecho internacional porque Irán es signatario de dos tratados que prohíben la ejecución de menores. Desde entonces, ha habido informes de víctimas, al menos una docena más de homosexuales que han sido ejecutados.

“Bajo la ley islámica, que ha sido adoptada por el sistema legal de Irán, se necesitan cuatro testigos para probar un acto de homosexualidad, el cual es un crimen capital. Es por eso que es mucho más fácil para el gobierno islámico  inventar otros cargos criminales en contra de los gays para deshacerse de ellos “, me dijo Jama. Los editores de la revista iraní gay dijeron lo mismo, instando a los occidentales a ser “muy cuidadosos” antes de aceptar dichos cargos criminales, ya que son “muy probablemente falsos”.

Amir es un joven de 22 años de edad, gay iraní que fue detenido por la policía de la moral religiosa de Irán como parte de una campaña masiva dirigida a atrapar gays por Internet. Se escapó de Irán en agosto, y ahora está en Turquía en busca de asilo en un país gay-friendly. A través de un traductor persa, Amir me hizo un relato terrorífico, de primera mano de la represión contra los homosexuales.

El primer arresto de Amir por ser gay se produjo cuando la policía irrumpió en una fiesta privada. “El juez me dijo: ‘Si te enviamos a un médico que compruebe que tu recto ha sido penetrado de alguna manera, se te condenara a muerte'”, dice Amir. Fue multado y puesto en libertad por falta de pruebas de que algún acto sexual hubiera tenido lugar.

Tiempo después, Amir  concertó una cita con un hombre que conoció a través de una sala de chat gay de Yahoo. Cuando su cita resultó ser un miembro de la policía de sexo, Amir fue detenido y trasladado a la sede del Ministerio de Inteligencia “, un lugar muy aterrador”, dice. “Ahí he negado que yo era gay, pero me mostraron una copia impresa de la sala de chat de mis mensajes y mis fotos.”

Entonces, dice Amir, la tortura comenzó. “Había una silla de metal en el centro de la habitación, me pusieron una llama de gas debajo de la silla y me hicieron sentarme en ella mientras que el asiento de metal se calentaba más y más. Se me amenazó con enviarme a un cuartel del ejército donde los soldados iban a violarme. El dirigente ordenó a uno de los otros oficiales a tomar [una bebida] botella y que me la metiera por el culo, gritando: “¡Esto te enseñará a no querer más la polla!” Tenía tanto miedo de sentarme en esa silla de metal que se iba calentando más y más que confesé. Luego sacó  mi archivo y me dijo que yo era un “maricón famoso” en Shiraz. Me dieron una paliza tan fuerte que me desmayé y fui lanzado, inconsciente, en una celda de detención.

“Cuando volví en mí, vi que había varias docenas de otros chicos gays en la celda conmigo. Uno de ellos me dijo que después de que lo habían llevado ahí, lo golpearon y lo obligaron a organizar citas con personas a través de salas de chat, y cada una de esas personas había sido arrestada, esas eran las otras personas en la celda conmigo. ”

Eventualmente enjuiciado, Amir fue condenado a 100 latigazos. “Me desmayé antes de que los 100 latigazos hubieran terminado. Cuando me desperté, mis brazos y piernas estaban tan entumecidos que me desmayé cuando me recogieron de la plataforma en la que yo había sido azotado. Me habían dicho que si yo gritaba, me pegaban aún más duro, así que estaba mordiendo mis brazos tan fuerte para no gritar, que me dejé heridas profundas de mis dientes en mis propios brazos. ”

Después de esta trampa y la flagelación pública, la vida de Amir se convirtió en insoportable. Fue sacado regularmente de su casa por el basiji (para-policia formada por matones reclutados de las clases criminales y los desempleados de lumpen) y por agentes de la Oficina de Promoción de la Virtud y la Prohibición del Vicio, que reprime la “desviación moral” cosas como muchachos y muchachas caminando tomados de la mano, las mujeres que no usan la ropa apropiada islámica y la prostitución.  Dice Amir, “En una de estas detenciones, el coronel Javanmardi me dijo que si me agarraban otra vez, iba a ser condenado a muerte”, al igual que los chicos en Mashad. Dijo eso así como así, simplemente, de manera muy explícita. No se anduvo con rodeos. Todos sabemos que los chicos que estaban colgados en Mashad eran gays. Los cargos de violación en su contra fueron inventados, al igual que los cargos de robo y secuestro en contra de ellos. Cuando eres arrestado, te ves obligado por las palizas, la tortura y las amenazas a confesar crímenes que no cometiste. Sucede todo el tiempo, y le ha pasado a amigos míos.”

La experiencia de Amir es típica, como lo es la falta de interés evidenciada por los organismos responsables de la comunidad LGBT de Estados Unidos. Las principales organizaciones de derechos gay de los Estados Unidos gay, Human Rights Campaign y la National Gay and Lesbian Task Force no han incorporado la solidaridad internacional con los homosexuales perseguidos en sus agendas, y tampoco se han movilizado las protestas públicas contra el anti-gay pogrom de Irán. Sus homólogos europeos, en cambio, organizaron manifestaciones en varias embajadas de Irán en todo el continente.

La Organización Persa de Gays y Lesbianas (PGLO) es el principal grupo de gays iraníes, con 29, 000 personas en su lista de correo electrónico. El PGLO, que publica una revista mensual de Internet en persa, alberga netcasts de radio en Irán, y cuenta con secretarías en Turquía y Noruega y ha hecho un llamamiento a los homosexuales occidentales para movilizar  las protestas internacionales contra la tragedia inhumana que se ha abatido sobre same-sexers de Irán. Para saber cómo ayudar, visite http://www.pglo.org.

 

ACERCA DE ESTE AUTOR

Doug Ireland ha estado escribiendo sobre el poder, la política y los medios de comunicación desde 1977. Es un ex columnista del Village Voice, el New York Observer y el diario parisino Libération, entre otros, sus artículos han aparecido por todas partes desde The Nation a la revista Vanity Fair y POZ. Es un editor contribuyente de In These Times. Él puede ser contactado a través de su blog, DIRELAND.

 

Publicado en:     http://www.inthesetimes.com


One thought on “¡MASHAD NO SE OLVIDA!

  1. Esta es una de las realidad más terroríficas y es preocupante que el mundo no condene estos hechos inhumanos a diario.
    Me da la sensación de que como sociedad nos acostumbramos al horror y nos hacemos inmunes a él. Horrible.

    Aunque Mahmoud Ahmadinejad ya no esté y las cosas cambien, esto sigue igual de aterrador. Gracias por difundir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s