Rudi van Dantzig

Rudi van Dantzig

Coreógrafo de los ballets con conciencia social quien se convirtió en novelista

Enero 23, 2012

Por  Judith Cruickshank

El coreógrafo y director Rudi van Dantzig, quien murió de cáncer a los 78 años, jugó un papel importante en el desarrollo del ballet clásico  en los Países Bajos. Él también tenía una segunda carrera, que se desarrolló más tarde en su vida, como un novelista y biógrafo. Como coreógrafo, Van Dantzig realizó más de 50 obras, la mayoría de ellas sobre temas contemporáneos, aunque también produjo versiones bien recibidas de los clásicos estándar, como Romeo y Julieta y el Lago de los Cisnes.

Muchos de sus ballets contienen un hilo fuerte de crítica social; él no tenía miedo de explorar temas difíciles. La viveza teatral de Monumento a un Joven Muerto (1965) cuenta la historia de un chico que descubre su homosexualidad reprimida hasta ese momento y es finalmente destruido por sus propios deseos. Este ballet atrajo la atención internacional hacia Van Dantzig y fue montado por varias grandes compañías. Entre los intérpretes del protagonista, originalmente creado por la pareja de Van Dantzig, el bailarín y diseñador Toer van Schayk , se encontró Rudolf Nureyev.

    Pájaros Pintados (1971) fue una alerta temprana a la capacidad del hombre para contaminar tanto las mentes como el medio ambiente, e hizo un amplio uso de proyecciones de películas para ilustrar y ampliar la acción en el escenario. Su último golpe de efecto se produjo cuando la música de Niccolò Castiglioni dio paso a una grabación del coral final de la Pasión según San Mateo de Bach, que fue interpretada por el elenco, el coreógrafo y parte del personal de la compañía.

Podría estar alegre también. Su ballet Ulises – hecho para Nureyev, un amigo de toda la vida – el héroe caminaba encorvado  en pijama y bata tratando de evitar la limpieza  vigorosa de Penélope y su aspiradora. Su ciclo de canciones de Últimas canciones de Richard Strauss era musical, sobrio y conmovedor.

Nacido en Amsterdam de padres muy de izquierda, Van Dantzig tenía seis años cuando Alemania invadió los Países Bajos, y creció bajo la ocupación. Él fue separado de sus padres y enviado a las zonas rurales donde las condiciones eran más seguras. Allí, después de la liberación, se encontró con un soldado canadiense con quien tuvo una relación. Esto sirvió de inspiración para su novela premiada Para un Soldado Perdido, publicada en Holanda en 1986, y más tarde filmada y traducida al inglés.

De regreso a la escuela en Amsterdam, Van Dantzig resultó ser un pobre estudiante, interesado en la mayor parte de su trabajo escolar. Cuando él entró a un cine a ver Las zapatillas rojas de Michael Powell, su camino futuro estaba decidido. Tomó lecciones con Anna Sybranda y luego con Sonia Gaskell, una ex bailarina de Ballets Russes  que dirigía una escuela y una compañía clásica pequeña.

Estaba claro que a causa de su inicio tardío Van Dantzig nunca sería un bailarín de primera clase, pero había una escasez de hombres de talento en ese momento, y era alto, bien parecido, muy inteligente y preparado para trabajar duro ferozmente. Fue llevado a la compañía y en 1955 produjo su primera coreografía, Isla de la Noche.

El año anterior, Martha Graham y su compañía había hecho una primera visita a los Países Bajos y el efecto sobre Van Dantzig fue catastrófico, abriendo los ojos a nuevas posibilidades para el drama y la expresividad de la danza. Viajó a Nueva York para estudiar técnica Graham, lo que iba a tener una gran influencia en su propia coreografía.

Van Dantzig participó brevemente en la fundación del Netherlands Dance Theatre, pero cuando Gaskell se retiró en 1968 asumió el cargo de director del Ballet Nacional de Holanda, en un principio compartiendo el papel, pero asumiendo la responsabilidad exclusiva en 1971 y permaneciendo en el cargo durante dos décadas. Tenía  talento para la administración y buen ojo para la importación y puesta de ballets que amplió el repertorio de la compañía y mejoró el desarrollo de sus bailarines.

Rudi van Dantzig
Rudi van Dantzig

Él estaba en demanda internacional, montando obras para el Ballet Rambert, el Royal Ballet (una creación protagonizada por Nureyev) y el Ballet de la Ópera de París, entre otros. En 1991 abandonó el Ballet Nacional Holandés para concentrarse en escribir y montar obras para otras compañías. Escribió un libro de memorias sobre Nureyev, que fue traducida al inglés y una biografía del artista holandés y luchador de resistencia Willem Arondeus.

Recibió el Benois de la Danse, premio a su vida y fue hecho caballero y oficial de la Orden de Orange-Nassau.

Le sobrevive Toer.

Rudi van Dantzig, bailarín, coreógrafo, director y escritor, nació el 4 de agosto de 1933 y murió el 19 de enero de 2012.

 

Publicado en:     http://www.guardian.co.uk


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s