Lugares gay que han hecho historia en la Ciudad de México

Lugares gay en la Ciudad de México
Lugares gay en la Ciudad de México

Noviembre 1°, 2011

Lugares Públicos y Privados de Intercambio Sexual

       Cientos de gays y hombres que tienen sexo con otros hombres han visto en diversos lugares públicos otra alternativa para ligar y/o tener sexo. Baños, parques, cines y cuartos oscuros, algunos de los más frecuentados. Aquí el conteo de la semana.

      Los Lugares Públicos y Privados de Intercambio Sexual (LUPIS) se han convertido en otra alternativa para gays y hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). Su principal objetivo: ligar y en ocasiones, tener sexo ocasional con alguien a quien jamás volverán a ver, a menos que sean asistentes frecuentes de estos lugares.

      Aunque se han registrado casos de mutilaciones de pene (como en los denominados glory hole), agresiones homofóbicas por parte de quienes se hacen pasar por gays, extorsiones y desafortunadamente contagios de VIH debido al incorrecto o nulo uso del condón, cada vez son más los que se suman a estas prácticas en los LUPIS.

      Cinco jóvenes, asistentes regulares y quienes prefirieron ocultar su verdadera identidad con nombres ficticios, hablan sobre lo que se puede encontrar en estos espacios en los que basta intercambiar una mirada para iniciar el contacto físico. Aquí el conteo de la semana.

  1. Sanborns.- La tienda de los tecolotitos, esa que vio la luz a finales del siglo XIX y principios del XX, también es un lugar para el ligue y en ocasiones, para el sexo ocasional entre gays y hombres que tienen sexo con otros hombres. Expertos en la materia aseguran que los ubicados en Liverpool (Zona Rosa), Coapa, y la Torre Mexicana, hay acción por las noches, principalmente en los baños.

“Por lo general hay mucho movimiento en los baños. Hay vigilancia, pero eso no es obstáculo para ligar; es más, la mayoría de los chavos andan en combinación con la policía y con los judiciales para extorsionar a los incautos. Aun así, hay buena mercancía, se puede ligar pero con mucho cuidado”, comenta Daniel, quien también es asiduo a estos lugares.

        Asegura que tanto al interior de las instalaciones (el área de revistas) como fuera de ellas, se puede establecer contacto con otros chicos, siempre y cuando se cumpla la regla de oro: ser discreto. Incluso, agrega, en las paredes de los baños se pueden escribir mensajes con “nombre”, teléfono y características físicas.

     También asegura que en los Sanborns prácticamente nuevos, como el de Lomas de Chapultepec, hay “ambiente”, pues “van desde niños fresas muy bonitos y señores guapos con dinero, hasta chavos que trabajan por ahí”.

  1. Camino Verde.- Lugar emblemático entre los estudiantes de Ciudad Universitaria, ubicado entre la Facultad de Ingeniería y la Escuela Nacional de Trabajo Social. Si bien el campus universitario es bastante frecuentado por la comunidad para sostener encuentros cariñosos, este espacio ya se convirtió en legendario. Sobre todo, porque al parecer ya fue “remodelado”, y ahora ya no da tanta discreción.

        Según esto, la culpa es de “las loquitas”, sin embargo, dada la fama del lugar, muchos acudían a ligar y a encontrar algo más que un compañero para pasar la tarde (o la noche, según). Ahora, de acuerdo con “El mastuerzo”, un asistente frecuente del lugar, tras la “desaparición” de ese jardín del Edén: “El camino se mudó al otro lado de Insurgentes. Inmediatamente después de bajar del puente peatonal, te metes en la veredita y te vas hacia la izquierda en alguna de las muchas que hay, porque si te sigues derecho en menos de cinco minutos estarás en el circuito… No es necesario que te vayas hasta donde está la barda del trébol de Zona Cultural”, explica.

      Los espacios de placer dentro del recinto que recientemente fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad no se han acabado, para muestra, la parte boscosa del Área de Humanidades (Universum, Zona Cultural, etc), y en menor medida el Espacio Escultórico. Algunos, más osados, prefieren la zona cercana al Estadio Olímpico. Pero parece que ninguno está al nivel del Camino Verde.

  1. La Alameda Central.- “El ambiente en la Alameda es padre, pero como en todo, ponte buzo. Primero checa el terreno y al ‘chacal’. No te fíes nunca de nadie, no lleves mucho dinero ni trates de apantallar”. Así comienza Daniel, otro de los chicos que es asistente frecuente a este lugar ubicado en el Centro Histórico, a un costado de Bellas Artes.

      Trabajadores del sexo comercial y “sarditos”, como se les conoce a los hombres con características físicas de militar, merodean con frecuencia estos lares, que en palabras de algunos (la mayoría) se presta más para ligar que para tener sexo. Mezcal comenta que la decadencia de la Alameda empezó a mediados de los años 70, salvo a principios del 2003, cuando inició su remodelación.

       “Antes de ligar hay que darle una vuelta completa a la Alameda para ver cómo está la cosa, también para ver si hay policías, ya que por las noches visten ropa oscura y se meten a los matorrales. ¡Nunca, jamás, te vayas con un chichifo; son altamente peligrosos!”, recomienda Mezcal.

       Gays, bisexuales, mayates; extranjeros, militares; travestis, obvios, e incluso ladrones e indigentes, son quienes ligan en el parque Martí de este lugar, que data de la época de la colonia y en el que referencias históricas afirman, se quemaba o ahorcaba a los herejes. En gustos se rompen géneros.

  1. Sanitarios públicos.- Un orificio en los sanitarios (sobre todo en los destinados a personas discapacitadas) de plazas, tiendas departamentales, restaurantes o librerías, es el favorito de decenas de gays. Es por ese “hoyo”, como denominan al famoso glory hole o agujero de la gloria, en español, por donde se practican infinidad de felaciones (sexo oral).

       Palacio de Hierro, Sears, Liverpool; Comercial Mexicana, Soriana y hasta mercados, se han convertido en los favoritos sino para ligar, sí para tener algún encuentro sexual. Y aunque se han registrado casos en los que a algunos hombres le es cortado el pene por “insertarlo” en aquellos orificios, Rogelio afirma que lo emocionante de la situación “es mantenerse a la expectativa de que a uno lo puedan cachar. Eso es muy excitante”, explica.

“Lo que hago cuando voy es cerrar la puerta para que cuando llegue alguien, al rechinar, se oiga. Si está cerrada es que algo bueno puede ocurrir. Cuando es quincena hay muchos hombres y a veces todo se facilita, pues no hay vigilancia. Sea en la mañana, tarde o noche, siempre hay movimiento”, agrega.

  1. Cine Savoy.- El Centro Histórico es otro campo de cultivo de los lugares de encuentro, pero ¿Qué tiene el cine Savoy que no tuvo el legendario cine Teresa? Además de dedicarle una sala específica para el público gay, el Savoy permite actuar con más libertad. Aunque también depende qué busques, ya sea desde un simple fajecín, una masturbación mutua, una felación, o ya de plano la satisfacción de los instintos.

        Ésta es la experiencia de Rogelio, quien con frecuencia acude a este cine, ubicado cerca de la Torre Latinoamericana y de Eje Central Lázaro Cárdenas: “En la entrada, al subir las escaleras, lo primero que se aprecia dándonos la bienvenida es una bandera gay. Los clientes que acuden a esta clandestina sala son en su mayoría chavos muy jovencitos, 18 recién cumplidos”. Y además, la falta de acción también puede ser desesperante.

      Continuamos con Rogelio: “Muy poca acción en verdad, y prácticamente nadie se atreve a hacer nada, todos se cuidan de todos, se miran con ganas y deseos pero sólo eso, no llegan a más. No entiendo qué es lo que hacen esos chavos ahí habiendo otros lugares mejores. Tarde o temprano lo harán”. Pero no se asusten, recuerden que cada quien habla como le va en la feria.

     Tal vez de las únicas quejas que hay es  la excesiva luz que influye en los momentos de intimidad o de la gente: a algunos no les gusta la sobrepresencia de jovencitos o, en caso contrario de gente mayor.

  1. Los Baños San Juan.- Ubicados en las inmediaciones del Centro Histórico, muy cerca de la estación del metro Salto del Agua, se han convertido en socorrida tradición tanto para gays como para hombres que buscan sexo con otros hombres, así los describe “Mezcal”, un joven asiduo a este lugar.

“Aquí ninguno de los empleados te fastidia o te hace caras por buscar sexo con otros hombres. No son muy grandes aclaro, pero eso sí, bastante limpios y con instalaciones en buen estado: las regaderas, el sauna, el baño turco y cuarto rojo, los vestidores también, aunque son pequeños”, comenta.

       Mezcal explica que la clientela de los baños San Juan es de todo tipo y de todos los niveles sociales: “señores, jóvenes; delgados, llenitos; machines, chacalones, obvios casi no”. Además, agrega, hay masajistas que ofrecen sus servicios. Champú, zacate, enjuague, pasta dental, cepillo y sandalias, lo indispensable para darse un buen baño después de la acción, dice.

  1. La Casita.- Con dos sucursales, una en Viaducto y otra en Insurgentes, ha operado por mucho tiempo. Abierto de lunes a domingo las 24 horas del día, sus asistentes se pierden en el laberíntico e interminable cuarto oscuro que es. Por ser uno de los lugares de intercambio sexual “más” frecuentados por gays y hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), incluso es un “referente” para los que vienen de provincia.

       Además de LUPIS es un club privado. De acuerdo con su página de internet, “los asistentes podrán disfrutar, con el máximo de seguridad y confort, momentos agradables de compañía con otros hombres gays”. “Para poder visitarnos”, continúa, “es necesario que seas nuestro socio, para ello sólo debes inscribirte a nuestra fundación, te recordamos traer contigo una identificación oficial con fotografía”, finaliza.

     Los resultados de su encuesta actual revelan que tan sólo el 10.85 por ciento es muy asiduo a La Casita; el 21.70 por ciento dice que sólo ha ido algunas veces, mientras que el 53.16 por ciento, aun no la conoce. Otros, por ejemplo, aseguran que se trata de un lugar en decadencia debido a sus deterioradas y desagradables instalaciones.

  1. El Metro.- Los secretos del último vagón del Metro se han revelado, pero sólo para aquellos que se han convertido en “viajeros” incondicionales del subterráneo. Insurgentes, Sevilla, Balderas, Hidalgo, El Rosario y Pino Suárez, son algunas de las estaciones que los gays aprovechan para el ligue y los encuentros sexuales. Es después de las 10 de la noche cuando la acción comienza, aunque desde las horas pico (en al tarde) algunos inician aquella travesía que en palabras suyas, despierta enormes dosis de adrenalina en el cuerpo.

       Ya sea bajo el reloj; sentados en el piso, al final del vagón, o al interior de éste, chavos gays esperan atentos cualquier oportunidad para intercambiar miradas y así iniciar el ritual suyo de cada día. Algunos, por ejemplo, llevan puesta ropa que les permita más fácilmente “fajar”, como unos pants y una playera. Paco, quien llama su “segunda casa” al Metro, dice: “A altas horas de la noche, como el vagón va casi vacío, es probable que si conoces a alguien ahí, haya un encuentro sexual. He visto que hay gente que de plano tiene relaciones ahí o se hacen sexo oral; o simplemente se piden sus teléfonos”.

       Sin embargo, por ser un lugar público, aquellos que ligan y buscan aventuras que van más allá de una mirada se arriesgan a intimidaciones e incluso agresiones por parte del personal de vigilancia, o simplemente, de otros usuarios del subterráneo. “Lo importante es no dejarse intimidar por las personas, además, independientemente de eso, si vamos a tener sexo debemos usar condón. El VIH está cañón”, expresa Paco.

 

Fuente: ANODIS     http://anodis.com

Publicado en      http://www.xtasis.org


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s