Aristogitón y Harmodio

“Los amorosos se ponen a cantar entre labios

una canción no aprendida,

y se van llorando, llorando,

la hermosa vida”.

Jaime Sabines

Aristogitón y Harmodio
Aristogitón y Harmodio

Aristogitón (en griego antiguo: Ἀριστογείτων / Aristogeitôn (†514 a. C.), y Harmodio (en griego antiguo: Ἁρμόδιος / Harmodios (†514 a. C.), fueron conocidos como los Tiranicidas (tiranicidio, de τύραννος / tyrannos, tirano y κτείνω / kteinô, matar), luego de asesinar a Hiparco.

Aristogitón era un ateniense de clase media. Su joven amante, Harmodio, pertenecía a una noble familia de Atenas. Harmodio, ofendido por Hiparco, uno de los Pisistrátidas, que impidió que su hermana formara parte de las canéforas en la procesión de las Panateneas, decide acabar con los tiranos con la ayuda de Aristogitón. No les resulta difícil, dado el malestar del pueblo provocado por la tiranía de los Pisistrátidas, contar con varios cómplices. La idea era la de aprovechar el desfile militar de las Panateneas para asesinar a Hipias e Hiparco.

El día señalado, Aristogitón y Harmodio advirtieron que uno de los conjurados discutía en el Cerámico con Hipias, que se hallaba rodeado de su guardia personal. Creyendo que éste les había traicionado, deciden posponer el atentado y, en su camino de retirada, se encuentran con Hiparco que iba sin escolta y le apuñalan hasta darle muerte. Harmodio fue condenado a muerte de inmediato, mientras que Aristogitón fue torturado, antes de morir, para que delatara a sus cómplices.

Harmodio y Aristogitón son considerados como dos héroes y tratados como mártires de la libertad, tras el derrocamiento de Hipias, pese a que su tiranicidio estuviera provocado por razones personales. Dos estatuas, esculpidas por Antenor, se erigen en su honor en el Ágora. Ambas son destruidas por Jerjes tras el saqueo de Atenas en 480 a. C., y restauradas después por Alejandro el Grande (o según Pausanias, por Antíoco). Se les atribuye igualmente un lugar en las Islas de los Bienaventurados, al lado de Aquiles.

 

A Harmodio y Aristogitón

De Calistrato, poeta ateniense

 

 

Yo llevaré mi espada

de mirto coronada,

como Aristogitón y Harmodio hicieron

cuando al fiero tirano

mataron y en Atenas

la igualdad de la ley establecieron.

¡Oh Harmodio! Tú no has muerto:

tú estás, según se dice,

en la isla de los bienaventurados,

do están los esforzados

Aquiles el ligero

y el Diomedes, hijo de Tideo.

Yo llevaré mi espada

de mirto coronada,

como Aristogitón y Harmodio hicieron

cuando al tirano Hiparco,

en las solemnes fiestas

de la sacra Minerva, muerte dieron.

Será entre los mortales

eterna vuestra gloria,

como Aristogitón y Harmodio amado

porque al tirano airado

matasteis y en Atenas

la igualdad de la ley estableciste.


One thought on “Aristogitón y Harmodio

  1. Es una pena que el texto mencione solo como al pasar que Harmodio y Aristogitón eran amantes. La historia es mucho más compleja, ya que narra los inicios de la democracia en Grecia y cómo todo surge a partir de un triángulo amoroso entre tres hombres. Porque lo que este texto no menciona es que Hiparco también estaba enamorado de Harmodio y había sido rechazado, pero como era un tipo con poder, Aristogitón temía que se llevara a su amante por la fuerza. Un trío amoroso con celos, venganzas y conjuras políticas que bien daría para una miniserie de Hollywood o para una superproducción al estilo Game of Thrones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s