Benjamin Britten y Peter Pears

Los amorosos se ponen a cantar entre labios

una canción no aprendida,

y se van llorando, llorando,

la hermosa vida.

Jaime Sabines

 

Benjamin Britten y Peter Pears 1

Benjamin Britten nació en la fiesta de Santa Cecilia, el 22 de noviembre de 1913 en Lowestoft Suffolk. Edward Benjamin Britten comenzó a componer a la edad de nueve años. Estudió con Frank Bridge en el Royal College of Music. Uno de sus primeros éxitos fue “Les Illuminations” (un ciclo de canto con los poemas de Arthur Rimbaud). Él era un objetor de conciencia y vivió en los Estados Unidos desde 1939 hasta 1942. Escribió todo tipo de música, incluyendo las piezas monumentales de lucha contra la guerra “War Requiem” y “Sinfonia da Requiem”. Fue amigo y colaborador en varios proyectos de Christopher Isherwood y WH Auden (una película antibélica).

A lo largo de su carrera, tuvo otras asociaciones como la del actor David Hemmings, que era un muchacho soprano protagonista de muchas de las obras de la etapa anterior de Britten. En 1947 fundó el Festival de Aldeburgh. En 1976, pocos meses antes de su muerte, se convirtió en el primer músico que fue hecho noble con el título de Barón Britten de Aldeburgh, en el condado de Suffolk. Peter Pears fue nombrado Caballero en 1978.

Su vida junto a la de Pears fue uno de los grandes amores y colaboraciones creativas del siglo XX. Cuando Benjamin Britten conoció a Peter Pears en los años treinta comenzaron a tener una relación que duró hasta la muerte de Britten en 1976. Tan fuerte era esta unión que es difícil encontrar una mención o una fotografía de uno sin hacer referencia al otro. Britten escribió la mayor parte de sus canciones, las parábolas, la música y la ópera para que Pears las interpretara. El tenor Pears tenía una brillante voz de hermoso tono y era el punto de referencia para la realización de las obras de Benjamin Britten, que, evidentemente, escribió y fue influenciado por esa voz que tanto amaba.


En un libro “Voz y Piano de Britten” de Graham Johnson, un pianista, especializado en el acompañamiento, y que trabajó con Britten y Pears cuando se habían hecho viejos y él era joven, dice que se dio cuenta, cuando trabajaba en Muerte en Venecia con Pears, que la armonía cuando Aschenbach ve a Tadzio – ” Aquí viene Eros, su propio ser “, Acto 1 de la Escena 5,    era la misma que una al final de los Sonetos de Miguel Ángel. Él comentó esto a Britten, quien dijo: “Mira la dirección de la segunda a la última línea (de los sonetos)”.

La dirección era “Sempre PP”, es decir, “siempre pianissimo”. El código, por supuesto, significaba “Siempre Peter Pears”. Johnson dijo que encontró esta relación intencional entre las primeras y últimas obras dedicadas a Peter, muy conmovedora.  En noviembre de 1975, Britten estaba enfermo y en Venecia. Regresó a Inglaterra, continuó escribiendo y el 4 de diciembre de 1976, murió de insuficiencia cardíaca en los brazos de Peter Pears. En palabras de Pears ” lo único que lamentaba era que me dejaba”

Peter Pears murió diez años después de un ataque al corazón el 3 de abril de 1986. Fue enterrado al lado de la tumba de Benjamin Britten en Aldeburgh.

Benjamin Britten y Peter Pears

 

Fuente: Pepi’s Symposium   http://pepisymposium.blogspot.com


2 thoughts on “Benjamin Britten y Peter Pears

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s