Y en el día de San Valentín, recordemos aquel polémico artículo: ¿Es su esposo homosexual?

¿Es su esposo homosexual?

      El siguiente artículo, que causó gran polémica en su momento, lo reproduzco ahora, no para dar semejante lista de recomendaciones a las esposas, sino como una muestra más de la falta de información que padecen aquellos que se dejan llevar por estereotipos y falsedades.

Ahora resulta que, según Christwire, si un esposo es amigable, o es pulcro o se emborracha o ya se hartó de la misma posición sexual con su esposa ¡es gay!

Sin comentarios.

——————————-

Agosto 14, 2010

En este momento en Estados Unidos hay más de 2 millones de parejas en secreto luchando contra la homosexualidad en sus matrimonios. ¿Es usted una de ellas? ¿Tiene problemas en la intimidad? ¿Sospecha sobre las actividades de su marido por la noche? ¿O es usted ajena a un problema que podría estar poniendo en riesgo su salud y el sustento de su familia? ¡No se diga que usted es simplemente  paranoica, sin ver las cosas un poco más de cerca!

La homosexualidad puede surgir en cualquier momento durante una relación a largo plazo. Su cónyuge puede haber experimentado con la forma “gay”  de vida, incluso antes de conocerla. Tal vez sólo la utiliza para encubrirlo, sin que usted lo sepa, mientras el busca compañeros en el mundo heterosexual. Para estos tipos, la vergüenza de ser “descubiertos” es tan grande que van a los extremos para esconder sus actividades lujuriosas, hasta engañar a una mujer y casarse para aparentar ser normal frente a la sociedad. A veces es la familia nerviosa la que ha llevado a un joven en el matrimonio por miedo a que su secreto será descubierto. Para otros, la homosexualidad puede aparecer más tarde en la vida de aquellos que anhelan un escape de la monotonía de sus carreras y la vida familiar. El experimentar con el mismo sexo también está conectado con el abuso de drogas o alcohol. Cristal meth y otros estupefacientes han demostrado reducir las inhibiciones y conducir a la gente a tomar riesgos increíbles para alimentar a sus hábitos.

Para la esposa que no está segura acerca de las tendencias de su marido, lo más importante es la confirmación de sus sospechas primero. Basándose en la experiencia de profesionales médicos y espirituales, Christwire ha elaborado una lista de 15 características comúnmente aceptadas por hombres que luchan contra la homosexualidad dentro de un matrimonio.

1) Usa secretamente por la noche teléfonos celulares y computadoras.

La adicción a la pornografía está estrechamente relacionada con la homosexualidad y el carácter secreto implica que está tratando de ocultar algo de usted. Esta ante un hombre que no quiere navegar por Internet o contestar llamadas de teléfono en su presencia. Los mensajes de texto es otro truco favorito usado por los adúlteros. En aras de la confianza, una pareja casada debería compartir todo, incluyendo registros telefónicos, cuentas de correo electrónico, chat de amigos e historias de los sitios web.

2) Mira a los otros hombres de una manera coqueta.

Cuando está en público, ¿se pasa demasiado tiempo mirando a otros hombres? ¿Es aficionado a hacer guiños a la gente? Se muestra visiblemente molesto cuando alguien no le devuelve un cumplido sobre su apariencia física?

3) Simula estar atento en los grupos de la iglesia y la oración.

¿Le ha notado una falta de interés en asuntos espirituales? ¿Alguna vez parece que usa a la iglesia como una excusa para pasar tiempo con los hombres jóvenes? ¿Es voluntario para guiar a todos los grupos de hombres?

4) Es excesivamente fastidioso sobre su apariencia y en el hogar.

Los hombres usualmente tienen cierta cantidad de tierra sobre ellos. Sudan y huelen. Los homosexuales suelen aborrecer este tipo de cosas y también serán increíblemente meticulosos acerca de la limpieza de la casa. ¿Su hombre se depila las cejas, recorta su vello púbico o utiliza cremas hidratantes en la cara? ¿Es exigente con los shampús de marca? ¿Se pasan más tiempo preparándose para una noche de fiesta que usted?

5) Es miembro del gimnasio, pero no tiene interés en el deporte.

Los hombres homosexuales utilizan el gimnasio como un lugar para socializar y tener encuentros en secreto en los baños. A ellos les gusta el moldear sus cuerpos sin la competencia propia al practicar algún  deporte. Después, usan las duchas y baños de vapor para participar en  actividades sexuales más allá de las miradas indiscretas de las mujeres. Si tu hombre regresa del gimnasio muy cansado para hablar o tener sexo, eso es una señal preocupante.

6) La ropa que usa es demasiado apretada y muy “de moda”.

Los hombres gay no necesitan palabras para comunicar su disponibilidad para el sexo. En silencio se dan a notar al mostrar sus cuerpos delgados y duros dentro de ropa con etiqueta de diseñador. Si su esposo es dueño de unos vaqueros ajustados y mira a sus nalgas en el espejo o si lleva un excesivo número de pequeñas camisetas, es probable que valga la pena prestar más atención a sus actividades privadas.

7) Es extraño en sus exigencias sexuales.

El fetichismo es señal de que un hombre busca la emoción más allá de la intimidad normal de las relaciones heterosexuales. La mujer tal vez no pueda intuir  los deseos profundos que estén saliendo a la superficie cuando el matrimonio se prolonga. Si hay un repentino interés en la sodomía, sadomasoquismo, lubricantes, juegos de rol, juguetes sexuales u otros métodos no tradicionales en las  relaciones sexuales, esto es claramente un indicio de lo profundo de sus alteraciones emocionales.

8) Muestra más interés en los hombres que en las mujeres en  películas pornográficas.

La pornografía es un elemento peligroso en cualquier matrimonio, pero hay muchos cristianos que  sienten  que se le añade algo a su vida sexual al verla. Si usted ha pasado por este camino y descubre que su esposo se estimula con la vista de los hombres en este tipo de videos, usted debe preocuparse. Si elige películas con actores masculinos específicos, esto es un signo evidente de que él está sufriendo  una crisis de ego y de deseo.

9) Viaja con frecuencia a las grandes ciudades  en Asia.

Algunos maridos gastan una gran cantidad de dinero para viajar lejos de su casa para ocultar sus deplorables acciones con personas del mismo sexo. Las ciudades grandes ofrecen todo tipo de permisividad. Desde bares y clubes gays hasta las prostitutas y casas de baños y sexo, un hombre que busca encuentros los puede lograr fácilmente si esa es su inclinación. ¿Habrá alguna vez realmente una buena excusa para que un marido visite Tailandia o San Francisco sin su esposa?

10) Es demasiado amigable con amigos varones jóvenes.

Alguien que hace un esfuerzo extra para rodearse de hombres más jóvenes debería de plantear problemas en cualquier comunidad. Si este es el caso con su marido, pregúntese si él prefiere su compañía a la de las mujeres. ¿Se tocan o se dan abrazos largos? ¿Se hacen  intercambio de regalos caros, personales, como bufandas o colonia?

11) Es atrevido, sarcástico e irónico en torno a sus amigos.

Un hombre que está secretamente comprometido en la actividad homosexual con otros puede exhibir cualidades femeninas cuando se reúne en un grupo. En cierto sentido, él tiene que “soltarse el pelo”, y esto se notará al hablar con excesivo cuchicheo y movimiento de las manos.

12) Es amante de la cultura pop.

Es muy común que los hombres jóvenes disfruten  del final de ciencia ficción de la cultura popular, pero cuando su marido se convierte en alguien demasiado obsesionado con shows románticos y femeninos, es motivo de alarma. Sitios web de Gossip, Glee y The Golden Girls son tres bien documentado iconos del movimiento gay que los hombres heterosexuales evitan.

13) Es extrovertido al mostrar su pecho desnudo en público.

¿Va sin camisa al patio trasero o en las comidas campestres, cuando los hombres estén presentes? ¿Usa un velocímetro en la playa? ¿Te parece que es a propósito el hecho de estar de pie en medio de una multitud para mostrar su pecho y los músculos del brazo, haciendo a las personas  preguntas acerca de lo fuerte que se ve? Él puede ser la afirmación del deseo físico de otros hombres y estar buscando desesperadamente  pistas de deseos similares en los que le rodean.

14) Consume excesivamente  alcohol de manera súbita.

A veces la gente que trata con un problema emocional insufrible como la homosexualidad se convertirá en alcohólico para ocultar su angustia. ¿Su hombre desaparece en borracheras durante largas horas sin contestar su teléfono celular? ¿Hay un olor extraño en él a su regreso, una mezcla extraña de cigarrillos y gel? ¿Le grita con frecuencia?

15) Señora, ¿ha salido con hombres en el pasado, que resultaron ser gay?

Esta es una pregunta importante que debe hacerse cuando su matrimonio comience a tener problemas. Las estadísticas han demostrado que las mujeres que se han encontrado con hombres gay románticamente en el pasado son las más propensas a repetir este error en relaciones futuras. Si su respuesta es sí, usted debe preguntarse honestamente si  está buscando a un hombre o sólo una compañera de compras. ¿Es el compartir algún chisme  más importante para usted que criar hijos? En última instancia, ¡es una cuestión de establecer sus prioridades!

 

Publicado por Stephenson Billings en Chriswire.org

http://christwire.org


2 thoughts on “Y en el día de San Valentín, recordemos aquel polémico artículo: ¿Es su esposo homosexual?

  1. Me he reído hasta decir basta. La última pregunta es simplemente destornillante. Mujeres que quieren casarse con “compañeras de compras” y consideran que eso puede ser perjudicial para la crianza de los niños. De verdad… Prefiero una pareja de “compañeras de compras” que se quieran, que dos padres infelices al cargo de unos niños más infelices.
    Ahora, en la 14, mira que son garrulos. ¿Un esposo borracho y maltratador es un esposo gay? No, es un capullo, a secas, sin importar sus preferencias sexuales.
    La 7 me ha ofendido, y bastante. Según esto si mi pareja quiere experimentar CONMIGO es que es gay. No es que quiera hacerme sentir bien y disfrutar del sexo, sino que es un hombre muy malo que tiene pensamientos “incorrectos” hacia sus iguales. Pues mira tu, casi prefiero casarme con uno de esos pseudo gays que se cuidan, van al gimnasio, son abiertos y me complacen en la cama, que con superhetero que no sale de la postura del misionero.
    Ah, y lo del gimnasio es otra. ¿Esta gente qué hace cuando va al gimnasio? ¿Se toma un martini mientras ve a otros sudar? Porque me temo que según esta regla, todos mis amigos y amigas terminan teniendo una orgía en las duchas y por eso están agotados. No es que el esfuerzo físico les haya cundido, no, ha sido el libidinoso sexo gay.
    Este articulo más que una ofensa para los gays es una maldición para los heteros, que se ven regulados y obligados a vivir vidas aburridas y monótonas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s