“Si yo soy el único que está bien, todo está bien”: Paul Cadmus

El artista estadounidense Paul Cadmus (1904-1999) fue un pintor joven y desconocido en 1934, pero se hizo famoso repentinamente, cuando un pequeño escándalo estalló sobre su pintura The Fleet’s In.

Paul Cadmus - The Fleets's In

The Fleet’s In

       Su representación de marineros estadounidenses con permiso en tierra despertó la ira de los oficiales de la Armada, y  desapareció por décadas de la vista del público. Esa obra, así como las imágenes siguientes de Cadmus, por lo general mostraron heroicamente musculosos hombres jóvenes, y más tarde se convirtió en uno de los primeros artistas contemporáneos al ser reconocido como un cronista de la vida gay. “Yo no estaba tratando de promover los derechos de los homosexuales”, dijo Cadmus a Howard Feinstein  a Advocate acerca  de la pintura Fleet  y sus otros esfuerzos. “Grabé lo que he visto y pensado, y lo que he sabido”.

Cadmus nació el 17 de diciembre de 1904 en Nueva York, y creció en el Upper West Side, cerca de la Avenida Amsterdam y la calle 103. Ambos padres fueron dotados artísticamente: su padre era un litógrafo comercial que creó las imágenes publicitarias, y su madre había ilustrado libros para niños, pero la familia, que incluía a la hermana menor de Cadmus, Fidelma, era bastante pobre. Le dijo a Judd Tully en una entrevista realizada por la Institución Smithsonian Archives of American Art que su edificio de apartamentos fue “un conventillo horrible. Vivíamos con un montón de chinches y cucarachas.” También sufría de raquitismo infantil, una enfermedad causada por la deficiencia de vitaminas.

Fue al extranjero para pintar

A la edad de 14 Cadmus se matriculó en clases de arte en la Academia Nacional de Diseño, donde sus padres se habían conocido años antes. Poco después se retiró de sus clases regulares de la escuela secundaria para inscribirse en tiempo completo en la escuela de arte, un movimiento alentado por sus padres. Se sintió particularmente fascinado por el arte del Renacimiento italiano, cuando los artistas redescubrieron algunos principios esenciales de dibujo de la figura humana que se había perdido por más de un milenio. Pasó seis años en la Academia, ganando varios premios estudiantiles y premios de becas durante su tiempo allí, antes de pasar a las clases en la Art Students League de Nueva York por dos años más. Para 1930  había progresado del trabajo independiente de ilustración para periódicos a un trabajo bien remunerado con una pequeña agencia de publicidad, pero en el otoño de 1931 dejó el trabajo y se embarcó para Europa con Jared French, un amigo de las clases en League. Su plan era vivir en algún lugar barato y pintar por tiempo completo.

Cadmus en 1937 - Fotografía de Carl Van Vechten

Cadmus en 1937 – Fotografía de Carl Van Vechten

      Cadmus y French descubrieron Mallorca, una de las Islas Baleares en la costa de España, y pasaron casi dos años antes que sus ahorros se agotaran. Como Cadmus recordó en la entrevista con Tully, “pinté muy pocos temas mallorquines en realidad. La mayoría de mis pinturas eran cosas que yo recordaba de América, como el Locker Room y el Sailor’s Night, la pintura Shore Leave. Estaba trabajando solo en  pinturas de aceite en aquellos días”. Cuando regresó a los Estados Unidos, el país estaba sumido en una recesión económica, y el trabajo de cualquier tipo era difícil de encontrar. Cadmus solicitó y recibió un puesto en la nómina de las Obras Públicas del Proyecto de Arte (PWAP), un programa del gobierno que le pagó 32 dólares por semana para pintar. Esto fue doblado más adelante en la mayor Works Progress Administration (WPA), una agencia federal cuyo objetivo era frenar el desempleo generalizado en América, haciendo coincidir los solicitantes de empleo con asignaciones de fondos del gobierno. Los trabajadores de la WPA construyeron carreteras, presas y otros proyectos de infraestructura de gran envergadura, pero algunos fueron contratados como artistas y escritores de diversos programas culturales.

A los pocos meses Cadmus había producido dos obras: Cafetería Greenwich Village y The Fleet’s In. La segunda pintura fue elegida para una exposición de PWAP prevista por la Corcoran Gallery of Art de Washington, DC. Representaba jóvenes marineros de permiso en tierra, charlando con mujeres de vestidos chillantes que eran prostitutas, con toda probabilidad aparente de un estado de ánimo eufórico que era probablemente inducido por el alcohol. Hay más de una docena de figuras en la pintura, pero en una sección de ella, un marino es representado aceptando un cigarrillo de un hombre en un traje. El civil lleva una corbata roja, una de las señales  que los homosexuales usaban para identificarse unos a otros antes del movimiento de liberación gay de los años 1960, era una época en que casi todos los hombres homosexuales se mantenían “en el armario” por temores sociales o el ostracismo profesional.

Carrera impulsada por el escándalo

      The Fleet’s In! se convirtió en el centro de la controversia cuando el periódico Washington Evening Star  publicó una fotografía de ella en una historia acerca de la exposición de arte el día antes de que fuera a abrirse. Un almirante retirado  llamado Hugh Rodman leyó la historia, y estaba indignado por la representación que se hacía de la Marina de los E.U., mientras que el personal se encontraba fuera de servicio. Rodman consiguió que la pintura de Cadmus fuera removida de la exposición antes de su apertura al público, y otros periódicos rápidamente hicieron eco de la noticia. El almirante incluso afirmó que la obra debía ser destruida, describiéndola como “un insulto a los reclutas de la Marina estadounidense” y “una escena que se originó en la imaginación perversa de alguien que no tiene idea de las condiciones de nuestro servicio”, de acuerdo con una historia escrita por Charles Eleanor en el New York Times. Pero Cadmus había pintado la escena desde su propia experiencia, de primera mano, mirando a los marineros que  desembarcaban el fin de semana en Riverside Drive alrededor de la calle 96, el lugar de un muelle de Marina de los E.U. en ese momento. “Lo que realmente vi a los marineros y sus novias hacer en Riverside Park Drive superó con creces cualquier cosa que hubiera podido poner en el lienzo”, le dijo a Charles.

Cadmus también dijo a la prensa, mientras que la publicidad en torno a su obra crecía, que Rodman y cualquier otro de la Marina que estuviera tan furioso “debía gobernar una Marina de Alicia en el país de las maravillas. Deberían dar un paseo a lo largo del camino cuando alguna noche la flota se encuentra de permiso”, dijo, de acuerdo a Charles. Incluso recibió amenazas por teléfono y se quedó lejos de su apartamento en Nueva York durante un tiempo. La mayor parte del debate en torno a The Fleet’s In! era su descripción de los marineros bebiendo y coqueteando con las mujeres, pero el sutil contacto entre dos hombres mostraba “homoerotismo en un momento en que era prácticamente invisible en la esfera pública de la pintura americana y casi indecible dentro de los discursos oficiales de la crítica de arte”, señaló Richard Meyer en un ensayo para Art Journal. De regreso en Washington, Rodman había ordenado que la pintura fuera eliminada de la Corcoran, y terminó en el Departamento de Marina. Finalmente el subsecretario de la Marina de Guerra Henry Latrobe Roosevelt la llevó a su casa con el fin de resolver el conflicto y poner fin a cualquier posibilidad de que fuera mostrada en público. Roosevelt era el primo del presidente en ejercicio, Franklin D. Roosevelt (1882-1945), el hombre que había puesto en marcha el proyecto WPA cuando asumió el cargo en 1933.

Paul Cadmus - Coney Island

Coney Island

       El escándalo generó una publicidad excelente para el joven artista, sin embargo,  más tarde diría que le tenía una deuda con Rodman por el impulso inadvertido a su carrera. Él continuó pintando imágenes que disgustaron a un público que esperaba ser halagado: una obra de 1935, Coney Island, se incluyó en una exposición en el Museo Whitney de Arte Americano de ese año, pero los residentes del barrio de Coney Island amenazaron con presentar una demanda.

Cadmus también presentó bocetos para murales planeados para una biblioteca pública en Port Washington, Nueva York; estos murales eran trabajos comunes de WPA durante la década de 1930, pero su obra fue rechazada por su mirada satírica a los hábitos de ocio de los ricos en Estados Unidos. Más tarde completó las pinturas de  Aspects of Suburban Life: Main Street and Aspects of Suburban Life: Golf  Como la mayor parte de su obra, las pinturas rápidamente fueron a parar a colecciones privadas. Firmó con las prestigiosas Galerías Midtown en Madison Avenue y la calle 57, y su programa de 1937 recibiría una entrada impresionante de siete mil visitantes.

No pudo ganarse los corazones de los críticos

La fama artística de Cadmus se desvaneció en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Su estilo se mantuvo firmemente arraigado al realismo social que perfeccionó en la década de 1930, pero en la década de 1950 los gustos estaban cambiando, y la pintura abstracta surgió con una fuerza nueva en el arte americano. Los críticos a veces compararon las imágenes de Cadmus con las ilustraciones de Rockwell demasiado sentimentales para el Saturday Evening Post, sólo con un humor más depravado que el de Rockwell. En algunos casos, su obra fue rechazada en exposiciones de los museos por curadores que temían sus connotaciones homoeróticas, ya que podrían disgustar a la comunidad. La carrera de Cadmus  se vio obstaculizada también por su medio preferido: desde 1940 había estado trabajando exclusivamente en tempera al huevo. Este era un método laborioso que se remontaba a la época del Renacimiento, y que a veces le tomaba seis meses para terminar un solo cuadro.

Hasta finales de 1980 Cadmus produjo uno o dos cuadros al año, trabajando en sus últimos años en un estudio de luz natural en su casa de Connecticut. La casa había sido un regalo de Lincoln Kirstein, que estaba casado con la hermana de Cadmus, Fidelma. Kirstein fue director general del New York City Ballet, y  uno de la lista de amigos eminentes de Cadmus acumulados a lo largo de los años, como la luminaria de ballet  George Balanchine y los escritores EM Forster, WH Auden y Christopher Isherwood. El interés en la obra de Cadmus fue renovado a principios de 1980 cuando The Fleet’s In! finalmente fue expuesta al público, por primera vez en un museo de Miami y luego en una retrospectiva de su obra que recorrió varias ciudades.

No estaba consciente de lo que le había pasado a la pintura después de que el  almirante Rodman la había retirado de la Corcoran. Resultó que cuando Henry L. Roosevelt murió en 1936, legó la pintura al Alibi Club, un club privado de hombres en Washington, DC. Se quedó allí durante años, sin el conocimiento de Cadmus, hasta que un estudiante graduado que estaba escribiendo una tesis sobre la obra desafió con éxito al club a renunciar a ella.

Philip Eliasoph, más adelante el autor de un libro sobre Cadmus, argumentó que la obra había sido pintada con dinero de los contribuyentes -Cadmus recibía su estipendio de las del Proyecto de Obras de Arte Públicas en aquel tiempo-y por lo tanto debía estar disponible para el público, no restringida a los miembros de un club privado y exclusivo.

A principios de la década de 1960 Cadmus vivía con su pareja, Jon Anderson, cantante de cabaret antiguo que apareció en muchas de sus obras posteriores. Cadmus murió pocos días después de su  cumpleaños 95, el 12 de diciembre de 1999, en Weston, Connecticut la ciudad donde había vivido desde 1975.

En la larga historia oral, transcrita por la revista Archives of American Art, Cadmus dijo a Tully que después de 50 años como  pintor,  estaba contento con la trayectoria de su carrera, aunque nunca había alcanzado la fama duradera o un consenso de apreciación crítica. Citó una frase de uno de sus pintores favoritos, el francés neoclásico Jean Auguste Dominique Ingres (1780-1867): “La gente dice que mis cuadros no son apropiados para estos tiempos», o algo así “, recordó Cadmus. Pero entonces, dice,” ¿Puedo ayudar si los tiempos están equivocados? Si yo soy el único que está bien, todo está bien”.

Paul Cadmus  - Suburban Life

Paul Cadmus - Young Man with Two Chairs

Young man with two chairs

 Paul Cadmus - Desnudo masculino

Desnudo masculino

Paul Cadmus - Boys on a beach Boys on the beach


One thought on ““Si yo soy el único que está bien, todo está bien”: Paul Cadmus

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s