Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe: “El matrimonio es una institución de sometimiento execrable y abominable”.

 

“Los amorosos se ponen a cantar entre labios

una canción no aprendida,

y se van llorando, llorando,

la hermosa vida”.

Jaime Sabines

459. 1. Jesusa Rodrígues y Liliana Felipe

Entrevista a Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe

Por Marlène Ramírez Cancio y Clara Crosby

Junio 17, 2001

 

Clara: Queríamos que nos hablaran de su formación artística, de su familia, de cuándo empezaron a pensar en el arte…

Jesusa: Yo era muy tímida, muy tímida, entonces me dijeron que era “autista” pero yo en esa época no sabía lo que era “autista” y entendí “artista”, y entonces me dediqué al teatro por error.

Liliana: Bueno yo, vengo de familia de verduleros, y por el lado de mi mamá, ceramistas.

Me acuerdo mucho que mis abuelos cantaban, pero de ahí a que haya algún compositor o músico, no. A los 7 años me preguntaron que quería hacer, dije que estudiar el piano, no sé si yo sabía bien qué era un piano, pero me mandaron a estudiar piano. A los 9 años conocí a una maestra extraordinaria de piano, y empecé a ser una buena pianista a aquella edad. O por lo menos una buena estudianta de piano. Luego fui perfeccionándome, llegué a la Universidad de Córdoba a estudiar composición e interpretación musical. En ese tiempo llegaron los militares y se cerró la escuela de música. Salí de Argentina, pero siempre haciendo música, conocí a Jesu cuando tenía 26 años, había dejado yo de tocar piano, en ese momento Jesu me obligó prácticamente a que regresara al piano. Y bueno, desde ahí, hasta ahorita.

Marlène: ¿Se conocieron dónde?

Jesusa: En México.

Marlène: ¿Por casualidad o cómo fue?

Liliana: No, yo fui a ver una obra de teatro donde trabajaba Jesu.

Jesusa: Y yo desde el escenario la vi y dije: “Ahí está mi destino.”

Marlène: O sea que puedo creer en eso.

Jesusa: Sí, puedes creer en el amor a primera vista. Pero sobre todo desde el escenario. ¿Ves cómo estoy tan concentrada en mis personajes? (Risas) Bueno pero para mí la historia es muy distinta a la de Lili. Nací en México, mi padre era cirujano de tórax, él operaba tuberculosos, fue pionero de la cirugía de tórax en el mundo. Y mi madre era una mujer muy artista, era ama de casa, pero muy artista, compositora, y tocaba el piano. Yo siempre fui muy apegada a mi padre. De muy pequeña, a mi madre y después mucho a mi padre. Y para mí lo curioso es que mi padre que era médico cirujano siempre quiso ser actor y yo creo que él fue el que más me encaminó hacia el teatro sin darnos cuenta, porque él no quería que yo estudiara teatro, y mi madre tampoco. Pero después a mí me marcó mucho estar cerca de mi padre porque desde muy niña vi operaciones y me gustaba mucho ver el cuerpo abierto. Yo quería estudiar arqueología, esa era mi ruta, pero desde muy niña estaba haciendo teatro, era algo más natural. Y después ya, cuando crecí me di cuenta que lo que quería era hacer teatro y me dediqué al teatro desde los, ya profesionalmente, fui a la escuela a los 21 años y empecé a hacer teatro a los 25. La primera vez que dirigí una obra fue a los 28 años una obra menor, escocesa, que se llama Macbeth. Esa cosilla. Y siempre, bueno, mi trabajo ha sido diferente al de Lili, creo yo que ella tiene una formación académica en la música y yo tengo una formación que casi se podría decir autodidacta porque en México no tenemos escuelas de actuación realmente firmes ni tradición teatral realmente importante de arte escolar. Así que cuando nos conocimos Liliana y yo como te digo yo estaba en el escenario y la vi y ella en el público y corrí al final de la función. Casi siempre es al revés, casi siempre el público viene a ver a los actores. En este caso fue exactamente lo opuesto, yo corrí a verla, porque de verdad la vi desde el escenario y dije, “Yo voy a morir con ella”. Y espero todavía vivir otros muchos años con ella y morirme junto a ella.

Clara: ¿Y empezaron a trabajar juntas casi inmediatamente?

Jesusa: Después de ese encuentro tardamos un año en volvernos a encontrar porque no fue más que yo llegué y le dije: ¿cómo te llamas? y me dijo Liliana, soy argentina y adiós. Un año después nos volvimos a encontrar por casualidad en una escuela de teatro donde L fue de visita, y ahí ya nos encontramos y luego nunca más nos separamos y al año de eso abrimos nuestro primer espectáculo juntas.

Marlène: ¿Y su relación era pública? ¿Cómo era estar dos mujeres juntas en esa época? ¿Cómo era el ambiente?

Liliana: Siempre fue pública. No me importa cuál era el ambiente ni siquiera. Yo creo que esa ha sido una actitud nuestra que ha parado el ambiente sea cual sea. Digamos, ante nuestras amigos, era de una gran felicidad que estuviéramos juntas porque estábamos muy contentas. Ante mis papás también era de mucha felicidad porque estábamos muy contentas. Entonces el ambiente pues, a saber, la gente que estudie un poquito. No es nada extraño.

Jesusa: Y es impresionante, yo te diría que el primer año que hicimos cabaret juntas recibíamos más agresión porque Liliana era argentina. Más xenofobia que homofobia. Era más la agresión que llegaba por ese lado. No mucha, pero había cierta gente que de pronto en el público le gritaba, porque en el cabaret se da mucho más la integración con el público, le decían “¡Argentina!”. Y yo entonces me paraba y me subía a la mesa del tipo, y le decía: “A ver, repítelo frente a nosotros”, y lo encarábamos muy directamente. Y yo no recuerdo ningún tipo de agresión a nivel de homofobia.

Liliana: Yo tampoco.

Clara: ¿Qué relación tienen con el closet siendo performers? Para ustedes personalmente ha sido una cosa muy abierta, pero ¿cómo eso se traduce en lo profesional?

Liliana: Es que nunca existió el closet. Nunca jamás. Bueno, salvo que estemos en la Secretaría de Gobernación y eso, no nos estamos dando de besos, pero no sé, me parece que como que no existió.

Clara: ¿Y lo de casarse? Es un gran paso hacer eso públicamente. ¿Y cómo se siente poner lo personal tan públicamente?

Jesusa: Porque el matrimonio que hicimos es un performance. Es evidente que nuestra relación ha sido siempre tan pública que casarnos era un acto nada más de cumplir moralmente con la religión católica porque nos sentíamos en pecado. (Risas) Y verdad que el acto mismo creo que ha sido una cosa –para mí al menos– muy importante que es: la preservación del territorio íntimo de la intimidad, siendo nosotras gente pública, cómo se preserva la intimidad. Y yo creo que es muy sencillo, o sea, sencillamente, nadie puede pasar la línea de tu intimidad. Ni ella la de la mía ni yo la de ella. La intimidad es la intimidad y es sagrada y es intocable. Cuando nosotras hacemos un matrimonio como el que hicimos, hace unos meses, es exactamente para reírnos de toda la parafernalia que hace la institución católica, la iglesia católica, todo ese rito completamente hueco que legaliza el afecto. Cuando en realidad lo único que están firmando son sus bienes y quién se va a repartir el dinero a la mera hora, y quedando bien con una sociedad que te va a dar más facilidades bancarias de seguros, de herencias. Y que, bueno, estamos peleando, y lo hicimos por eso, se está peleando por una nueva ley en México que se llama Sociedad en Convivencia. Que es que tú decides si has convivido con un hombre, una mujer, un perro, tu abuelita o tu vecina, tú decides a quién le dejas tus bienes. Especialmente con el asunto del SIDA, ha venido a ser brutal que las parejas, cuando alguien muere de SIDA, la familia despoja a la pareja, no sólo de todos los bienes, sino que incluso de la posibilidad de ver morir a su pareja o de acompañarla a morir. Eso se ha convertido en el mundo en un problema muy grave y creo que todos los países que no tenemos esa alternativa porque legalmente se reconozca tu decisión   y con quién compartes tu vida. Entonces, el matrimonio que hicimos fue el día en que se estaba peleando esa ley en la Asamblea de Representantes en México. Hubo una gran cantidad de parejas que se casaron en la calle enfrente al Palacio de Bellas Artes de parejas homosexuales y nosotras queríamos dejar una imagen, algo visible, algo que fuera sencillamente en un segundo y pudieras enterarte de qué se trataba. Y como rara vez vemos a dos mujeres vestidas de blanco y de novias, es más fácil ver a dos hombres vestidos de smoking casándose en Holanda que ver a dos mujeres de blanco —porque todo aquello significa justo la pareja sometida del matrimonio católico, es la mujer la que no toma decisiones, ¿no?, la débil. Entonces era una manera de dejar una imagen, para ese momento, simbólica.

Liliana: Pero yo quería aclarar que… También nos divorciamos. El 14 de febrero. De repente abrimos el periódico, y leemos que Martha Sahagún, la vocera de la presidencia, que estaba casada con un señor y tenía 3 hijos va al Vaticano y logra anulación de su matrimonio. Cosa que…

Jesusa: Porque su idea es casarse con Vicente Fox, el nuevo presidente de México.

Liliana: Entonces yo le dije: Jesu, si esto ocurrió, ¡entonces yo me caso! Porque no veo cuál es la ley ni cuáles son las razones. Una notita, chiquita, ¿sí, eh? Y dijimos bueno, pues nos casamos. ¡Y el problema grande fue encontrar trajes de novias para nosotras porque ven mi tamaño! Todo lo que me ponía se me amorataban los brazos así, o los vestidos que te rentan son de chavas de 16, 18 años, ¡yo tengo 46! ¡Y ya embarnecida y todo aquello!

Jesusa: Y dar ese mal paso a nuestra edad…

Liliana: Claro. Entonces nos mandamos a hacer los anillos, yo tengo los 2 por cierto, porque Jesu no puede…

Jesusa: Yo no uso anillos.

Liliana: Y un amigo genial nos hizo los vestidos de papel. Entonces nos disimuló todas las…

Jesusa: …las adiposidades correspondientes a la edad. Un amigo que es Humberto Spíndola, que es un gran artista del papel, quizás el más grande artista del papel que hay en México, nos hizo estos trajes hermosísimos.

459. 2

Liliana: Divinos. Y Jesu preparó todo un texto de la mano de Voltaire. Voltaire odiaba la iglesia católica entonces es toda una concepción muy especial. Llamamos a una amiga muy querida que es Claudia Hinojosa que es como nuestra gurú, que fue la sacerdota, y estuvieron todas las madrinas. Pero firmamos…

Jesusa: Al fina,l nuestra aportación a la ceremonia fue que todo matrimonio debería ya tener firmado el divorcio, pues para que cuando se acabe el matrimonio, si es que se va a acabar, ya no tengas problemas de arreglar abogados ni de pedir el divorcio. Lo que todavía no hemos logrado es la anulación del Vaticano, porque eso sí lleva más tiempo, pero la estamos…

Liliana: Pero se la pedimos a Marthita.

Jesusa: Estamos tratando de que Martha nos ayude con eso… (Risas)

Marlène: ¿Y cómo fue lo de las otras parejas?

Jesusa: Las otras parejas fue todo un movimiento muy importante, Claudia Hinojosa estaba en la cabeza de eso y otras diputadas. Se convocó, fueron 30 parejas de homosexuales que se casaron simbólicamente por lo civil frente al Palacio de las Bellas Artes.

Marlène: ¿Y todos vestidos así también fabulosos?

Jesusa: No, cada quién se vistió como quiso para su boda.

Marlène: ¿Y tenían documentos que firmaban?

Jesusa: Sí. Y creo que esto no tiene otro objetivo, justamente lo último, creo yo, que nosotras quisiéramos, es repetir el ritual y la forma, porque creemos que el matrimonio es definitivamente una institución de sometimiento execrable y abominable, de igual manera que la misa católica es un instrumento de opresión y de estupidización, entonces no creemos en el matrimonio de ninguna manera, ni tampoco en legalizar socialmente tu afecto. Tu afecto es tu afecto íntimo.

Liliana: Te acuerdas, ¿dónde leí yo que las novias van vestidas de blanco como vestían a los toros cuando los sacrificaban?

Jesusa: Eso yo no lo sabía.

Liliana: Sí, sí…

Jesusa: Pero es mucho peor el sacrificio de las esposas que el de los toros. Porque a los toros los matan, a las esposas las violan y las mantienen esclavizadas. Pero yo creo que, la institución del matrimonio me parece inmunda, al igual que la familia y todo eso, todos esos valores, esa ética, esa doble moral católica me da muchísimo miedo y repulsión. Sin embargo, esto era un acto simbólico de apoyo a una ley, a una búsqueda de mayor justicia y libertad y de un ejercicio de la sexualidad sana, como debe de ser, en contra de una tendencia contemporánea—y además peor en México, donde ha ganado la derecha, y donde día con día vamos a ver crecer la ideología conservadora, y otra vez, el camino al encierro, ala idiotización, a la analfabetización, al no ejercicio de las libertades sexuales ni de pensamiento, entonces queríamos empezar el año y este sexenio por lo menos sin pecar. (Risas) Dejando de estar en pecado.

 

Entrevista completa publicada en:    Hemispheric Institute Biblioteca de Video Digital

http://hemisphericinstitute.org/hemi/es/hidvl-profiles/item/369-habito-int-jesusa-lili

___________________

Por Guiller Sanco

Estas dos artistas del teatro y de la música con los años también se han convertido en activistas a favor de la Diversidad Sexual por lo que se convirtieron en la pareja número 23 en unir sus vidas legalmente, a través de la Ley de Sociedades de Convivencia después de su aprobación en marzo de 2007.

Jesusa y Liliana fundaron el Teatro Bar El Hábito y el Teatro de La Capilla, espacios culturales donde se ponen en escena obras propias de cabaret y de artistas independientes.

El 11 de marzo del año 2010, esta reconocida pareja se casó formalmente con la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Al término de firmar el Acta de Matrimonio, Jesusa Rodríguez bromeo sobre el retraso: “Con 30 años de pareja, todavía lo estábamos pensando, no era cosa de apresurarse”.

459. 3. Liliana Felipe y Jesusa Rodríguez - Fotografía de Carlos Ramos Mamahua - La Jornada

Publicado en Animal Político   www.animalpolitico.com


One thought on “Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe: “El matrimonio es una institución de sometimiento execrable y abominable”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s