Praga, la próxima ciudad más gay friendly en Europa

La mayoría de los turistas que pasean por el monumento más famoso de Praga, no se han dado cuenta pero el Puente de Carlos fue construido por un rey que pudo haber sido reina. Carlos IV, artífice de la exquisita arquitectura del siglo XIV es considerado por los gays checos como uno de los suyos.

Cerca del puente, el guía local y antropólogo Petr Prokopik detiene nuestro grupo de turistas gays, en la estatua de Carlos, sorprendentemente atractivo para explicar que los matrimonios del rey muy querido eran dudosos y con una motivación política. Carlos IV desterró a las mujeres del castillo –incluso del servicio- y pasó la mayor parte de su tiempo en compañía de hombres dejando un hermoso legado arquitectónico. Si, dice Petr, Carlos era muy probablemente gay.

445. Prga, gay friendly

En los años transcurridos en los que la República Checa escapó del comunismo, la capital se ha convertido en un imán para los viajeros que vienen a explorar la colección más impresionante de Europa de arquitectura y diseño interior –con ejemplos impresionantes de estilos gótico, barroco y más recientemente cubista e incluso estilo soviético- en su mayor parte sin haber sido tocada por las balas de las guerras que destruyeron otras ciudades europeas.

El tesoro de Praga, el tesoro de diseño, hace que sea la ciudad perfecta para los viajeros gays europeos. Además, lo que los gays encuentran en Praga es una ciudad que compite con Amsterdam en una carrera por el título de “la ciudad más gay friendly de Europa”.

“No es una cuestión el ser gay en la República Checa”, explica Prokopik. “A los checos no les importa si eres gay”.

Si bien la actitud de otros países “gay friendly” ha evolucionado a pesar de la religión, el 90% de los checos no tiene ninguna religión en lo absoluto, por lo tanto, sentencia menos a quien duerma con quien desee.

Y no fueron los cuarenta años de comunismo los que hicieron a los checos libres pensadores. Resulta que sus antepasados ya vivieron un enfrentamiento entre los conquistadores católicos y los protestantes locales.

Hoy en día, la hermosa Praga del Rey Carlos IV sigue siendo un lugar muy progresista, con hoteles boutique gay friendly, un bar gay y un club nocturno en el centro de la ciudad donde los viajeros pueden hospedarse. Una media docena de otros clubes y restaurantes se concentran en el barrio de Vinohrady donde la mayoría de los habitantes gays de Praga viven, a tan sólo cinco minutos del centro.

 

Publicado en:     http://metronews.ca


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s