No se recomendaron docentes homosexuales en colegios de Uruguay

327. Uruguay

Septiembre 3, 2009

La Conferencia Episcopal emitió un documento a los colegios católicos con criterios respecto a la contratación de personal y a los valores en la educación. Desde la AUDEC se niega discriminación y se pide respeto al “proyecto” católico.

El tema pone nuevamente a la homosexualidad en la discusión ya que, según la opinión que surge de Asociación Uruguaya de Educación Católica (AUDEC), no es saludable que estas personas estén dentro de los docentes a contratar.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Carlos Colazzi, aseguró que en el documento no hay lineamientos específicos sobre este tema. Sin embargo, aseguró que lo que debe tener un colegio es un educador evangelizador que debe comulgar con la identidad católica del colegio.

El documento, titulado “Criterios orientadores para la pastoral educativa en Uruguay”, está dirigido a los colegios católicos y tiene como finalidad dar lineamientos sobre las propuestas educativas y religiosas al igual que remarca, en varios de sus pasajes, criterios respecto a la contratación de personal.

Esta es la primera vez que la Iglesia Católica elabora un documento dirigido a los colegios. Se busca que todos los establecimientos tengan un criterio único sobre la inclusión de los valores en la educación y también sobre el catolicismo como tal.

En 2008, según censos de la AUDEC, existían 163 colegios católicos con 58.957 alumnos. En estas instituciones trabajan 10.023 funcionarios docentes y no docentes. La cantidad de curas y monjas que están a cargo de las direcciones y los cursos descendió y en su lugar comenzaron a ingresar personas laicas.

En el texto del documento, al que hace mención Búsqueda, se señala que para definir la eclesialidad de un centro educativo no basta agregar el calificativo católico a su denominación, sino que debe haber “ identidad, adhesión, pertenencia y, sobre todo, comunión”

El texto agrega que los responsables de los centros educativos católicos deben diseñar “criterios para la selección del personal y elaboración de itinerarios formativos del mismo, contemplando estrategias, contenidos y metodologías para los educadores que integran a nuestras comunidades, teniendo en cuenta todas las dimensiones de su persona”.

El documento fue aprobado en abril de este año y ya fue repartido en la mayoría de las instituciones educativas católicas.

La polémica surgió respecto la inclusión o no de profesores y directivos  homosexuales en los centros educativos de este tipo.

El presidente de AUDEC, Marcelo Fondona, opinó este miércoles que esto sería poner a esa persona en un conflicto ya que está distante de lo que es el pensamiento de la Iglesia.

Dijo que será difícil que se sienta en consonancia con el proyecto educativo. Igualmente, destacó que podrá ser motivo de diálogo con los obispos.

El presidente de la institución agregó que la persona que ha tenido esta opción tiene que respetar también la elección que ha hecho la institución de vivir desde la fe.

“Yo creo que no es discriminación porque el respeto de las opciones pasa tanto porque el que hace una opción de fe como por el que hace una opción sexual, creo que todos nos debemos el respeto. Así como yo no voy a obligar una persona homosexual a que se confiese católico o que se confiese ateo, una persona que lleva una vida homosexual no puede obligar a una institución católica a que tenga que recibirlo, porque tenemos la libertad y va en contra de nuestro proyecto. Hay una cuestión de respeto por la identidad del otro y la dignidad del otro, que también pasa por el respeto de las decisiones institucionales y las decisiones personales”.

Fondona aseguró que lo importante es que “uno sea lo que quiere ser” y para una institución educativa católica, eso es ser fiel a sus principios. Aseguró que la sociedad necesita instituciones con identidad.

El sacerdote Carlos Colazzi, presidente de la Conferencia Episcopal dijo que en el documento no se hace mención específica a la homosexualidad pero aclaró que debe haber una dimensión evangelizadora.

“Nosotros aquí lo que hablamos es de la identidad católica del colegio; el colegio hace las contrataciones correspondientes según los profesionales que cree convenientes, pero entendemos que el colegio lo que tiene que tener es su dimensión evangelizadora específica. Cuando se habla del nombramiento del director de un colegio católico no se dice para nada si es nombrado por el obispo, se dice que tiene que contar con el beneplácito del obispo. Porque si es una unidad católica evangelizadora, dice el documento,  se necesita el beneplácito del obispo, pero nada más que eso”.

 

Publicado en Espectador.com

http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=161002&sts=1

 


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s