Homosexuales, nuevos sujetos sociales

 

Junio 1°, 2011

El entorno en que se desenvuelve una persona como ser individual o social siempre está en un constante movimiento, lo cual lo determina como algo dinámico y no estático. Esta cualidad (el dinamismo) es la precursora de los cambios que surgen en la realidad y de las “innovaciones” con las que nos topamos día a día, pero el poder ser testigos de cambios, movimientos y nuevas fenómenos y elementos no garantiza que estos sean aceptados en la sociedad o que sean considerados parte de ésta, ya que en contraste muchas de las veces son relegados y considerados malformaciones o anomalías que no encajan con el sistema; es aquí entonces de donde se parte para identificar a los Nuevos Sujetos Sociales, que vendrían a ser aquellos defensores y representantes de esto que es considerado transgresión de lo impuesto o lo “normal”.

Existen varias definiciones y concepciones de lo que es un sujeto, pero lo que sin duda es una cualidad en común es que es un ente consciente de su realidad con la tendencia a la acción y transformación. Hoy en día podemos encontrar varios nuevos sujetos sociales, puesto que son ellos quienes empiezan a hacerse visibles y salir de lo privado para intervenir en lo público; uno de estos nuevos sujetos sociales serían aquellos que conforman el movimiento homosexual, ya que ellos representan una nuevo discurso que dice que un ser humano puede sentirse atraído sexualmente, enamorarse, formar una familia, etc., con otro ser humano de su mismo sexo, lo cual propone une nueva forma de percibir la realidad y de las condiciones que la componen.

A continuación se ofrece pues un compendio de información que relacionará estos nuevos sujetos sociales con la teoría de autores como Weber, Marx y Foucault, para tener una mejor relación realidad-teoría y así dejar el debate abierto para abordar este tema que sin duda es uno de los más controversiales de nuestros tiempos.

 Las personas con orientación homosexual como nuevos sujetos sociales

El hablar de las personas con orientación sexual diferente, o personas homosexuales es hablar de nuevos sujetos sociales, esto puesto que aunque el fenómeno de la homosexualidad ha estado siempre presente en la sociedad, ahora pasa del ámbito privado al público creando nuevas condiciones que desafían a los parámetros del régimen heterocentrista apoyado por el discurso hegemónico. Además los individuos con opción sexual diferente se presentan como nuevos actores también porque desafían la base social que rige todo el sistema en que se vive, promueven nuevas formas de ser y sentirse ser humano dentro de la sociedad; generan un enfrentamiento con el otro, proceso por el cual se refuerza la identidad, y el sentimiento genérico que Marx mencionaba (reconocerse como parte de un todo y entender la sociedad no como conjunto sino como unidad, dando así oportunidad para contrarrestar el individualismo), pero también en este proceso del cara a cara surge esta transgresión de las personas homosexuales que vendrá a ser confrontada por el otro, manifestándose los crímenes de odio.

Las personas con opción sexual diferente marcarán un punto de quiebre en lo que el imperio ha resguardado por medio de sus instituciones, agentes y aparatos políticos; y es por esta razón que surgen nuevas realidades propiciadas por la revolución del colectivo de diversidad sexual, realidades que enmarcan una sociedad sin fronteras definidas por la burguesía y que ofrece condiciones de equidad no como hombres, mujeres hombres homosexuales, mujeres homosexuales, etc., sino como seres humanos definidos cada uno por cualidades y características que forman una identidad propia. Para ellos el poder reconocerse como un sujeto que no cumple con lo que el discurso hegemónico marca es el detonante principal para la lucha. Es por esto que en todo momento buscan romper con los límites que la sociedad impone: la cuestión de la familia, de la educación, de la conducta, de la vestimenta, de las prácticas sexuales, entre otros. Sus acciones están encaminadas siempre y principalmente a hacerse un lugar en la sociedad simplemente como ser humano y no como un homosexual (aunque esta sea su condición sexual).

Los sujetos sociales pues, son agentes que se dan cuenta de su realidad, que son capaces de ser llamados agentes históricos transformadores y que son ellos quienes llevan a cabo la teoría a la práctica de forma certera y eficaz. Pueden y deben crear nuevas condiciones y realidades, viven en un constante entendimiento y abordaje de su entorno, se dan cuenta de la necesidad de transformar y lo hacen no para un interés individual, sino de un colectivo. Su posición y acción en la realidad definen su presente y el presente de cada generación futura, como dice Zemmelman siempre hay un eterno presente, no estático, sino en constante necesidad de ser transformado.

Por otro lado la lucha por la diversidad social y cultural puede ser abordada también desde la perspectiva de Alain Touraine puesto que él se relaciona totalmente con la demanda de las personas con orientación sexual diferente, ya que para él el sujeto se vuelve defensor de la equidad e igualdad, además de que contempla la lucha cotidiana, que va en contra de la lógica del mercado y que habla de proyectos de vida.

La propuesta de Touraine es bastante útil, porque rescata el papel de sujeto y le dota de elementos que pueden hacerle pensar más en su posición dentro de la sociedad y como generador de su propia realidad. Creo también que si bien hay ciertos puntos débiles en su teoría bien se pueden rescatar varios argumentos que pueden ayudar en el análisis de cuestiones de identidad y movimientos sociales.

Ahora al hablar de las personas homosexuales como transformadores, generadoras de cambio y agentes activos no es otra cosa que un empoderamiento, lo cual surge de la construcción de ellos como personas y como parte de una colectividad que lucha por los mismos ideales, concepto que sin duda nos lleva a Foucault, ya que para este autor la construcción del sujeto no es sólo interna o personal, si no que es necesaria una construcción que surja del confrontamiento, relación y construcción en más de una variable social, en pocas palabras el sujeto debe desarrollarse como tal no sólo en relación a sí mismo, sino en relación a los demás, a las instituciones, entre otros.

El sujeto debe tener como base las situaciones, fenómenos, características y elementos que surgen constantemente en un entorno, pero no por esto deberá considerarse un molde o un patrón de cambio en el que se puede basar la transformación, puesto que para el autor el sujeto está en constante desarrollo y por lo tanto experimentará nuevas formas de enfrentar su realidad, dejando así nulo el lugar para pensar en un sujeto universal, “…no existe un sujeto universal, de que éste se encuentra siempre en proceso de constitución, como multiplicidad de fragmentos que ejercen su identidad móvil, según los espacios de relación y las condiciones del momento…”

Pero como se ha abordado el sujeto con orientación homosexual básicamente tiene un empoderamiento constante que es lo que le ayuda a alcanzar los cambios que proponen, y los cuales repercuten en poder.

Esta apropiación de un poder que enfrenta al poder degenerativo de la hegemonía se relaciona con el proceso en que el sujeto toma control de sí mismo y de su situación en un entorno.

El sujeto homosexual que lucha se empodera desde el momento que se reconoce como un elemento que el discurso dominante segrega, así su lucha le permitirá no ser un exiliado de la sociedad, ni un categorizado, si no un individuo con características tan diferentes como las de cada ser en la tierra, “…la relación del individuo consigo mismo, a las operaciones que realiza sobre su cuerpo y su alma, como práctica de conciencia y conocimiento, se trata de los modos mediante los cuales un individuo actúa sobre si mismo para operar transformaciones en su conducta, con la finalidad de ser mejor y alcanzar su reacción personal”.

El poder llega a manos de estos sujetos cuando reformulan la definición de pareja, de amor, de convivencia conyugal y últimamente de familia. Ellos enfrentan y se empoderan con cada nuevo motivo de lucha que surge, y sobre todo con cada vez que derrocan una de tantas partes que componen el discurso hegemónico.

Empoderamiento, acciones, cambios, homosexualidad, todo esto comprende una relación que actúa con fuerza en nuestro entorno, pero aun así pareciera que no es fácil abordar el tema de la homosexualidad en su totalidad, puesto que tradiciones, cultura, falta de información, entre otros factores se vuelven cruciales en su discusión y tratamiento tanto en el ámbito público como el privado. Además las opiniones en torno a este tópico aún están divididas, pero la postura de la población parece estar cediendo hacia una línea positiva conforme el movimiento va cobrando fuerza. Pero sin duda una situación que posiciona al movimiento homosexual en un peldaño más a favor de su lucha es la adopción de infantes por parejas con orientación homosexual, ya que esto representaría una reformulación de lo que se entiende como familia y de considerar el bienestar, cuidado y atención de un niño por sobre el prejuicio sexual, además de que es un claro ejemplo de cómo un nuevo sujeto social traslada sus concepciones de la realidad al sistema, “La importancia de esta forma de poder es mayúscula, pues en ella descansan las posibilidades de transformación de la subjetividad y la constitución de una nueva ética que permite ejercer renovadas prácticas de libertad”.

El camino a recorrerse parece ser aún muy largo para el movimiento homosexual, quedan aún muchas luchas y varios obstáculos que vencer, pero sin duda el horizonte parece libre para ser abordado y así desafiar aquellos límites y parámetros que tanto esclavizan nuestra consciencia.

  Conclusión

En conclusión, una persona homosexual si es un sujeto social en principio y un nuevo sujeto social por ende, ya que es un ser en relación con los otros, parte de un mismo género y un ser que crea y se recrea, y que por lo tanto pasa a tener una consciencia diferente y una nueva forma de generar y actuar en sociedad.

El movimiento homosexual ha tenido varios logros a lo largo de su lucha como colectividad, esto por tanto es la muestra de la gran importancia no dejar de lado la lucha en masa, ya que si hay unión el uno con el otro no se podrá lograr un cambio que beneficie a todos. Además debe de haber una aceptación de los otros para poder tomar en cuenta que nada es absoluto, que existen límites establecidos por los intereses de dominación de terceros y que sobre todo existen infinidad de formas de ser uno en sociedad y uno como individuo.

Finalmente creo que las personas homosexuales son agentes de cambio que bien pueden ser llamados nuevos sujetos sociales, ya que si bien (y no lamentablemente) en principio no cumplen con el molde de lo que se considera “debe ser” un individuo para poder un sujeto social proponen, primero, que existen varias realidades, varias formas de ser, varias formas de vivir y varias formas de ser sociedad; segundo, que ellos son sujetos sociales con una nueva concepción de la realidad que bien puede significar un detonante para el cambio.

 

Publicado en:     Sociólogo     http://arfaxad-indigo.blogspot.mx


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s