Pastel de Zarzamora

Publicado por El Heraldo de Chiapas

Noviembre 4, 2009

Por Saúl Gohé

Pastel de Zarzamora es una obra de teatro escrita por el dramaturgo mexicano Jesús González Dávila. Por su tratamiento la obra es una pieza dramática. En Pastel de zarzamora se reflejan muchos de los problemas sociales del México contemporáneo. Cuenta la historia de una familia de la ciudad de México de los años 80. Narra la vida de Reynaldo, el padre; Rosaura, la madre; René, el hijo y además la vida de otro personaje que no forma parte de la familia: Mauricio, el amigo de René. La obra se integra por 10 escenas; en cada una de ellas hay un cambio de tiempo que hace de la obra una pieza única. Habla sobre la desintegración familiar y trata además de otra cuestión humana: la homosexualidad.

Para mí es importante conocer el punto de vista de los actores, su forma de sentir y de pensar, por ello le pedí a Enrique que me hablara de su personaje, del proyecto y que a viva letra les hiciera la invitación al estreno. Agradezco el trabajo y el interés que Enrique ha puesto en Pastel de Zarzamora. Es un buen actor. Indiscutiblemente capaz de desempeñar cualquier personaje. También agradezco a Maru y Tomás, quienes también forman parte de este proyecto; al PECDA por confiar en este montaje y a Damaris por su apoyo y entusiasmo en el trabajo. Bueno, ahora sí los dejo con palabras de Enrique Jaimes Escobedo.

El actor

Interpreto a Reynaldo, un hombre con una ideología machista y, tal vez, hasta fascista. Es un agente de gobernación durante el movimiento estudiantil del 68. Denuncia a los estudiantes líderes. Reynaldo es incapaz de entender la enfermedad de su mujer. Tal vez hasta haya contribuido a agravarla. Sólo piensa en sí mismo. Su problemática sicológica es triste; seguramente hijo de una familia disfuncional, con un padre macho hasta el extremo, lo cual le lleva a actos muy lamentables que han perjudicado a su familia… y a él.

Este montaje me ha llevado a investigar las características de una familia disfuncional, el machismo, la esquizofrenia (la mamá está muy cerca de este padecimiento), además de haber estudiado acerca de las teorías de la actuación, que refieren sentir al personaje en sus emociones, en su contexto, en el porqué de sus actos.

Me identifico con Reynaldo porque el egoísmo está presente en muchos de nosotros. En cuántas ocasiones no hemos sido machos, alcohólicos e intolerantes. Con Rosaura porque consciente o inconscientemente y a veces sutilmente, agredimos, manipulamos, tratamos de fugarnos de una realidad. Con los miedos de René.

Quizás si comparamos los personajes de la obra con los de la vida real, resulten ser los de la obra personajes de un cuento de hadas. La realidad supera la ficción.

Pastel de Zarzamora

Esta obra plantea interrogantes. ¿Es la homosexualidad un problema genético o, en este caso, de una familia disfuncional? ¿Afecta a esta familia el contexto histórico en el que se ubica?

La obra llama a la reflexión. Valdría la pena preguntarse si como padres de familia, con nuestra conducta, estamos posibilitando a los hijos su desarrollo o los estamos limitando al maltratarlos y humillarlos; si somos capaces de comprender a nuestra pareja en sus limitaciones y aciertos.

El Pastel de Zarzamora, en la obra, es un gesto amable del amigo de René, hijo de Reynaldo y Rosaura, hacia esta última, y un pretexto para conversar con ella y decirle que entiende su vida al lado de su esposo.

El conflicto

Yo creo que es bueno hablar y comunicarnos en todo momento. Es bueno conocernos como familia y como sociedad. Yo he conocido a homosexuales, quienes parecen estar conformes con ello. Pero, al mismo tiempo, se sienten relegados.

Conocernos como padres, especialmente los varones, aunque también las madres, hasta qué punto podemos ser castrantes con nuestra forma de pensar y de ser, con nuestro egoísmo. Desde luego, es un tema que debe tratarse, porque no es sólo una cuestión de preferencias sexuales, sino de ubicación en la sociedad, incluso un problema epidemiológico. Ahí está el SIDA.

La invitación

Queremos presentar una obra que les entretenga, pero también que nos haga reflexionar. Es interesante la puesta en escena dirigida, de manera muy creativa. El aprendizaje supone un cambio de conducta. Por su fuerza, la obra me llama, como actor, a revisar mi conducta. A pesar del tema, es una obra divertida.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s