La Zona Rosa de la Ciudad de México

Origen y límites

En la Ciudad México, durante las últimas cuatro décadas, la visibilidad de la comunidad gay se ha concentrado en la llamada Zona Rosa. Se trata de poco más de una docena de manzanas en un barrio central, inserto en la colonia Juárez, cuyo origen data de finales del siglo XIX, cuando se asentaron residencias y viviendas para las clases de alto nivel económico.

Hacia mediados del siglo pasado, la actual Zona Rosa comenzó a cambiar de giro: nuevos restaurantes, boutiques, joyerías, salones de belleza y galerías, comenzaron a definir sus nuevos usos, a veces en las antiguas casonas y, en otras, en la planta baja de los modernos edificios que sustituyeron a los antiguos palacetes. Hacia los años cincuenta y sesenta la zona aglutinaba a jóvenes intelectuales bohemios y progresistas, que durante el día circulaban entre los hoteles, galerías y los múltiples cafés en las terrazas urbanas, mientras que durante la noche llevaban vida bohemia en los bares, centros nocturnos y cabarets, de tal manera que el uso residencial fue gradualmente decreciendo, y con ello reduciéndose los locales de comercio cotidiano.

El nombre de Zona Rosa se debe, según la leyenda urbana más aceptada, al pintor José Luis Cuevas que, asiduo a la zona en su período bohemio de los años cincuenta, decía que como sus actividades diurnas eran blancas y las nocturnas rojas, culminaba siendo una zona rosa. De cualquier manera, conviene enfatizar que la connotación rosada de su nombre no tiene nada que ver con el color rosa que en algunos imaginarios colectivos se suele asociar con la comunidad gay que, en todo caso, se identificarían más con la bandera del arco iris.

Fue hacia la década de los ochenta cuando la zona comenzó nuevamente a cambiar de giro: las antiguas galerías, cafés de intelectuales y centros nocturnos, dieron paso a cantinas, bares, clubes de alterne y discotecas nocturnas, circunstancia que aprovecharon algunos empresarios pioneros para abrir los primeros locales dirigidos a la población gay, al principio con apariencia discreta, posteriormente, durante los noventa, con visibilidad más abierta, mientras la vocación habitacional de la zona seguía en franco declive, en la búsqueda de una tranquilidad perdida.

Por el contrario, los locales de diversión para la diversidad sexual continuaron abriéndose paso en las cercanías del segundo milenio, aunque con una modificación importante: se hacía más visible la vida cotidiana de la comunidad gay. A la par de los locales nocturnos, comenzaron a aparecer locales diurnos, especializados para las opciones de vida y gustos específicos de dicha comunidad, como tiendas de regalos, agencias de viajes, locales para el cuidado estético, librerías, cafeterías o locales para el alquiler o venta de videos, que, si bien potencialmente podía usarlos todo el público, sus usuarios eran mayoritariamente gay y lesbianas.

Aunque los bordes de la Zona Rosa nunca se han precisado, para el imaginario colectivo está delimitada de manera muy clara. El Paseo de la Reforma, arbolada avenida diseñada en los años sesenta del siglo XIX, bajo la influencia de los bulevares parisinos, se toma como límite noroeste. La Avenida Chapultepec, céntrica arteria de fuerte intensidad vehicular durante los horarios laborales, constituye el límite sureste que separa la Zona Rosa del resto del barrio. La delimitación suroeste la constituye la calle de Florencia, con su camellón central marcado por altas palmeras, hasta el cruce con Paseo de la Reforma en la simbólica glorieta del “Ángel de la Independencia”. Y finalmente, constituyen el límite noreste una pequeña parte de la avenida Insurgentes y toda la calle de Niza, cuyo trazado responde también a la axialidad de las glorietas del Paseo de la Reforma.

Estas grandes avenidas, que delimitan simbólicamente la Zona Rosa, históricamente han constituido los espacios de reivindicación ciudadana (especialmente el paseo de la Reforma) y desde finales de los años ochenta, también lo son de la comunidad gay, lésbica y transexual. Así, en el año 2008, se llevó a cabo la denominada Marcha del Orgullo LGBT, con cerca de doscientos mil participantes, la más antigua y numerosa del todo el país, pues data de hace más de treinta años.

La peatonal calle de Génova, que parte justamente de la plaza del Metro Insurgentes, atraviesa el corazón de la Zona Rosa como eje comercial y lúdico hasta su encuentro con el Paseo de la Reforma. Durante varias décadas, este paseo peatonal ha sido objeto de múltiples remodelaciones: cambio de pavimento, renovación de mobiliario urbano, rehabilitación de fuentes e instalación de heterogéneas esculturas de pequeño formato. Sin embargo, la calle de Amberes, que corre paralela a Génova con apenas cuatro manzanas de extensión, es sin lugar a dudas donde se han abierto más locales dirigidos a la población gay y lesbiana en la última década, conviviendo sin conflicto con otras actividades no dirigidas a esta clientela.

Conviven, tanto de noche como de día, oficinas, casas de cambio, hoteles y tiendas de antigüedades, con los locales para la comunidad gay-lésbica. Se impregna así la calle de un clima de tolerancia y heterogeneidad, que comienza a diluirse visiblemente en la medida en que uno se aleja de esta calle y termina por disolverse definitivamente en los límites de la Zona Rosa. La marcada vocación homosexual y la gran afluencia turística de estos espacios, han convertido al conjunto de la Zona Rosa en punto de interés de la autoridad local, la Unión de Comerciantes y los inversores inmobiliarios privados.

Esta Zona está registrada en la categoría de “corredor turístico” de la Ciudad de México, razón por la cual las intervenciones en sus espacios públicos –proyectos de imagen urbana-, dependen de los grandes programas de desarrollo turístico gestionados por la Secretaría de Turismo del Distrito Federal. En el marco de estos programas, se ha transformado el espacio limítrofe del Paseo de la Reforma con la Zona Rosa en un potente espacio terciario. Se han realizado grandes inversiones inmobiliarias, nacionales y extranjeras, en la construcción de edificios-espectáculo, como los rascacielos Torre Mayor –el más alto de Latinoamérica-, Saint Regis –del arquitecto de origen argentino Cesar Pelli-, el conjunto comercial Reforma 222 o el Ritz Residence, todavía en construcción. La Zona Rosa queda, pues, a la merced de los efectos de la terciarización de sus espacios límite.

Visibilidad en la Zona Rosa

Junto con los avances jurídicos, aunque de forma independiente, la visibilidad de la comunidad gay-lésbica ha ido creciendo en la Zona Rosa durante las últimas décadas. Se ha perfilado como un espacio de diversidad, tolerancia y permisividad de actividades, tanto dirigidas a esta comunidad como para los ciudadanos en general. Esto no fue siempre así, huelga decir que durante buena parte del siglo XX los espacios de encuentro y reunión de la comunidad gay eran clandestinos: su visibilidad social estaba aún sancionada por las “buenas costumbres”.

La tolerancia y permisividad actual empiezan a perderse gradualmente cuando uno se acerca a sus límites, donde reaparece el miedo a la agresión física o verbal porque todavía persiste una buena dosis de intolerancia y un alto grado de agresividad en la Ciudad de México. En la Zona Rosa, actualmente hombres y mujeres pueden caminar tomados de la mano con parejas de su mismo sexo, demostrándose afecto de manera similar a como lo han hecho durante siglos las parejas de heterosexuales.

Fuente: Revista Digital Universitaria. Visibilidad de la comunidad gay y lésbica en el espacio público de la Ciudad de México. La Zona Rosa

http://www.revista.unam.mx


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s